¿Cómo blindar la elección de 2018 para evitar injerencia del narcotráfico?

Es indispensable que se refuercen todas las instancias que se han diseñado para detectar operaciones con recursos de procedencia ilícita

¿Cómo blindar la elección de 2018 para evitar injerencia del narcotráfico?

Ante la capacidad que ha mostrado el crimen organizado de incursionar en el mundo artístico, deportivo y político, es indispensable que se refuercen todas las instancias que se han diseñado para detectar operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Nuestro país se aproxima a vivir un próximo proceso electoral en el que habrá de renovarse un importante número de cargos públicos: 1 presidente constitucional, 500 diputados, 128 senadores, 9 gobernadores, 27 congresos locales, 26 ayuntamientos.

Ante este escenario se deben formular estrategias para evitar la injerencia del crimen organizado.

En primer lugar, es indispensable que los partidos políticos se cercioren de la calidad moral, probidad y honradez de los personajes que serán postulados bajo su etiqueta y prestigio.

Es sano que los partidos políticos cuenten con comisiones revisoras que permitan hacer un estudio profundo de los candidatos que busquen postular a cargos de elección popular y descarten personajes con historias de corrupción.

Todos los institutos políticos deberán advertir a los candidatos, que si a alguno se le llegaran a probar los vínculos con el crimen organizado, ameritará juicio político.

Por su parte, el Instituto Nacional Electoral debe ejercer sus facultades de fiscalización con mayor rigor para monitorear y sancionar oportunamente cuando se rebasen los gastos de campaña y también cuando se detecten recursos que tengan origen dudoso.

Para realizar lo anterior, sería idóneo que el INE trabajara de la mano con las Unidades de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y de la Procuraduría General de la República, para rastrear los presuntos recursos ilícitos que pudieran estar siendo aportados por la delincuencia organizada.

No menos importante es que todos los ciudadanos contribuyan también a vigilar que su participación y el ejercicio en la política, no se contamine con dinero sucio.

Hace falta también una campaña de difusión de gran alcance que haga saber que existe una Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, la cual cuenta con programas preventivos que motivan la denuncia ciudadana, para generar y fortalecer la cultura de la legalidad.

Gobernantes y gobernados tenemos la obligación de dignificar el ejercicio de la política, es ese el mejor blindaje que garantizará la legitimidad y la convivencia que todos los mexicanos nos merecemos.