El norte gira su simpatía hacia Morena

La sólida campaña electoral trazada por Morena quebró el tradicional conservadurismo norteño al vincular a sus candidatos con la ciudadanía

El norte gira su simpatía hacia Morena

En la historia contemporánea, el norte de la República había sido terreno vedado para los partidos de la izquierda que, por lo regular, cosechaban una parte mínima de la votación.

Esa tendencia comenzó a cambiar en junio pasado, en las elecciones en Coahuila, cuando Armando Guadiana, el candidato de Morena a la gubernatura obtuvo 12 por ciento de los sufragios populares.

La sólida campaña electoral trazada por Morena quebró el tradicional conservadurismo norteño al vincular a sus candidatos con la ciudadanía. Y a ésta con los idearios de justicia y honestidad proclamados por nuestro partido para lograr la transformación y el renacimiento de Coahuila y del país.

(Ante la impugnación contra los manejos fraudulentos de los comicios para imponer al candidato del PRI, el resultado final de la contienda continúa en la indefinición.)

Nuevo León, entidad clave para el desarrollo de México, confirma que el candidato “independiente”, aquel en el que los ciudadanos depositaron su confianza hasta convertirlo en gobernador, no es sino una pieza más de la maquinaria del poder.

Cabe recordar que la victoria alcanzada en esa entidad por Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, en junio de 2015, alcanzó resonancia local e internacional por dos razones relevantes:

1. Porque rompía el bipartidismo PRI-PAN en la entidad y 2. Porque llegaba al poder mediante la figura política de “candidato independiente”, apenas aprobada en 2014.

Pero los ánimos renovadores del nuevo gobernador duraron demasiado poco. Sus desaciertos, su impericia y desafecto por la gente le ganaron la repulsa popular, la cual aumentó el pasado mes de marzo, cuando el secretario general de Gobierno estatal informó que El Bronco ya negociaba con la Federación su posible candidatura presidencial en 2018.

Con el convencimiento de que los mexicanos están dispuestos a rescatar al país de las manos de quienes los han empobrecido y engañado, Andrés Manuel López Obrador hoy recorre Nuevo León. Para empezar, Monterrey, Montemorelos, Juárez, García, Salinas Victoria, Doctor Arroyo, Galeana, Sabinas Hidalgo…

En este contexto, López Obrador afirmó en Galeana, la tierra natal de El Bronco, que éste desenmascaró el verdadero significado de la figura política de “candidatos independientes”, la cual no es otra cosa, afirmó, que un invento de la mafia del poder para que sus cómplices se instalen en la estructura gobernante.

“El mandatario debe representar al pueblo, no a la mafia del poder”, subrayó el presidente nacional de Morena.

En consecuencia, en Nuevo León imperaba el desaliento. Pero, como advierte López Obrador, los “muchos ciudadanos que apoyaron a la figura independiente, ahora están con Morena, porque están hartos de los gobiernos mediocres, corruptos y mentirosos”.

Para revertir esta ominosa situación, López Obrador ha llamado a estudiantes y académicos, a trabajadores y a empresarios, a incorporarse a las filas de la transformación nacional. Su llamado encontró inmediata respuesta en la sociedad neoleonesa, pues a sus filas se han sumado legisladores de otros partidos, industriales y múltiples personalidades de la sociedad civil.

Y reiteró:

“Los ciudadanos fueron engañados, actuaron de buena fe, buscando la salida, ya se dieron cuenta de que todo fue una farsa, pero ahora nos apoyan y tienen las puertas abiertas en Morena”.

También con los brazos abiertos, Morena se da a la tarea de recorrer casa por casa y calle por calle en Nuevo León, como antes lo hiciera en Coahuila, Veracruz, Oaxaca, en la Ciudad de México y otras tantas entidades, para convencer a la gente de que el cambio es posible.

Por lo pronto, ya regresan los aires de esperanza a los neoleoneses, quienes se dicen dispuestos a trabajar por el renacimiento de la nación y de su estado.

En gran parte de la República los esfuerzos de Morena han fructificado: es el partido que mayor número de sufragios recibió en las elecciones recientes para consolidarse, por amplio margen, como la primera fuerza política de izquierda en México.

Sin alianzas fue favorecido con el voto de más de 2 millones y medio de ciudadanos en Veracruz, Nayarit, Coahuila y el Estado de México.

A esa tendencia hoy se suma Nuevo León, en donde Morena pasó de contar con 6 mil 500 afiliados en 2015, a 24 mil 500 en 2017. Y con miles de simpatizantes más.

Por eso podemos asegurar que en 2018, Morena ganará la contienda por la Presidencia de la República en Nuevo León, Coahuila y en la mayor parte del país.