Siempre en mi mente, a un año de la muerte de Juan Gabriel

Aquel día murió toda una época en la música mexicana, un fragmento de la fuente de vida de los imitadores mexicanos y de los mariachis en todo el mundo

Por Ibero

Hace un año los mexicanos recibimos una racha de noticias impactantes en menos de una semana. Quizás las dos más impresionantes fueron la espontánea y polémica visita de Donald Trump, entonces candidato a la presidencia de EEUUA, quien se encontraba en medio de una polémica campaña cuyo eje mediático giraba en torno a la construcción del muro fronterizo. Y, además de eso, la muerte de Juan Gabriel.

De aquí pudieron desatarse toda clase de teorías de conspiración y dudas con respecto a la veracidad de la noticia de la muerte de uno de los más grandes ídolos, no de México sino de Latinoamérica. Hasta que finalmente la mayoría vencimos la resistencia y nos pudimos resignar, de la manera más cooperativa con lo que parecía inevitable de asumir. Aún cuando al día de hoy persisten las voces y declaraciones extraoficiales que reclaman a un Juan Gabriel vivo.

Lo que sí es que un pedazo de nuestro mundo se apagó aquel domingo 28 de agosto del 2016. Un luto denso y pesaroso invadió a millones en este país. En las calles del centro de la capital mexicana sonaron sin parar, durante días enteros “Amor eterno”, “Hasta que te conocí”, “Siempre en mi mente” y prácticamente todos los más de 1500 temas que compuso el más completo de nuestros artistas.

Han pasado muchas cosas desde su muerte, el mundo ha cambiado y nos dejó Fidel Castro. Después de Juan Gabriel se fueron George Michael, Carrie Fisher, Leonard Cohen, y hasta Chris Cornell. Y un músico llegó a ganar un Premio Nobel. En cuanto a lo que murió con él, junto al Divo de Juárez: aquel día murió toda una época en la música mexicana, un fragmento de la fuente de vida de los imitadores mexicanos, de los mariachis en todo el mundo, murió uno de los brotes más fértiles de memes y virales sobre el star system mexicano… muchas cosas murieron con él.

Aquella visita de Trump, tan vergonzosa y desatinada en su momento, meses después culminó en lo más temido, el magnate de bronceados ostentosos llegó a la presidencia de Estados Unidos, dispuesto a cumplir con todas y cada una de sus amenazas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo