¡Tiburoncín UJAJÁ!

Hace poco me encontré a una de esas personas que sabes te cambiarán la vida. De esas que al principio pudieras confundir con un loco, pero resulta ser todo un APASIONADO. Con alguien muy simple, porque ha dominado una cantidad de conocimientos y de sabiduría que lo hacen un gran hombre sencillo. Es el Dr. Mauricio Hoyos. El experto de tiburones en México y el mundo.

Por Fernanda Tapia

Siendo honestos, incluso los más machines en el tema, todo lo que se sabe de los tiburones prehistóricos es gracias a los dientes y vértebras fosilizados o ya muy muy de gol, las rocas encontradas con alguna impresión fosilizada de algún cuerpo muerto de tiburón. Teniendo en cuenta que los tiburcios no tienen huesos sino cartílagos, los cuales se deshacen y desaparecen muy fácilmente. Qué lástima que no están hechos de pañales y pet, sino tendríamos ahora cuerpos muy antiguos y bien conservados.

Es decir que todo lo que se podría deducir de su comportamiento, dimensiones…son purititas figuraciones, no dejan de ser meras suposiciones. Incluso su vida, hoy en día, es bastante misteriosa. Vámonos a la prehistoria. Se sabe que el llamado Cladoselache fue uno de los primeros tiburones de casi dos metros de largo en habitar las profundidades del Océano. Vivió durante el periodo Devónico, es decir, desde hace unos 416 a 360 millones de años y se han encontrado fósiles de él tanto en América del Norte como en Europa. Pero ¡ESO NO ES NADA! Digamos nomás para abrir boca. El Orthacanthus es un tiburón prehistórico de casi cuatro metros de largo y con ¡dos filas de dientes!

Hoy en día los tiburones pueden perder hasta mil dientes por año. Estos son reemplazados constantemente a lo largo de su vida. Cosa muy práctica porque si pierden un delantero, el de atrás se recorre y ocupa su lugar en la filita. Me encantaría clonar esta función de algún tiburcio antes de busar placa dental. Este tiburón que podría recordar al cuerpo de una anguila vivió flaco y largo (sin albur) y la rolaba durante el periodo del Devónico-Triásico, que vendría a ser desde los 400 hasta los 260 millones de años. ¿Sus rumbos? América del Norte y Europa. Otro común fue el Falcatus, tiburón chirris chirris de unos 25 a 30 centímetros que vivió en el Carbonífero, hace 350 a 320 millones de años en Estados Unidos (Prehistoric Shark Tank).

Y como el tamaño no importa, la verdadera diferencia física que existía entre machos y hembras, es que los machos tenían en la parte superior de su aleta dorsal una especie de espina curvada hacia su cabeza. Ellos vivieron su época de apogeo durante el Jurásico, aquí se llama así porque en esas épocas se formó la cordillera Jura que es la que divide Francia de Suiza . Y se dió ai’ nomás hace 207 o 145 millones de años. Precisamente cuando se les movió el tapete a los grandes dinosaurios, por los estallidos volcánicos y reacomodos en la Pangea, se creaban nuevos canales con mares poco profundos bien iluminados que eran el lugar perfecto para más y muy diferentes tiburones.

Este periodo fue largo y de bastante apogeo para estos bichos. Previo a este periodo surge el Hybodus de unos dos metros de largo. Y a menos que lo que hayan encontrado sea una placa dental para tiburcio, éste tenía dos tipos de dientes, como si unos fueran para masticar y otros para morder. Lo que los califica más como oportunistas que cazadores natos, ya que esperaban a que algo les cayera en la buchaca.

Los había de todos tamaños, colores y formas caprichosas. Los colores se los imaginan pero por ejemplo el Ischyrhiza fue un tiburón de unos dos metros de largo, con un hocico largo y fino (como de oso hormiguero), que suponemos le permitía alimentarse de gusanos y otro tipo de crustáceos. Este es el antepasado del actual tiburón dientes de sierra.

Y los hay prehistóricos que han sobrevivido hasta nuestros días, es tal el caso del tiburón Anguila, con el que podemos nadar hombro con aleta en el Océano Pacífico y en el Atlántico, “aunque también es cierto que se le ha visto en pocas ocasiones, porque hay pocos individuos y porque viven entre los 600 y mil metros de profundidad” pues anda de “clavado”, así no se puede. Dicen los especialistas que apareció en el periodo del Cretácico hace unos 140 millones de años y aquí sigue “vivito y coleando”.

LO CHIDO

  • ¿Funcionan las pulseras repelentes que alejan a los tiburones? Los tiburones tienen “ámpulas de lorenzini” que son como una serie de poros en todo el morro (hocico) y con eso pueden detectar la temperatura, profundidad, salinidad y el campo magnético de la Tierra. Es por esto que son muy sensibles a los imanes que contienen estas bandas. Sí funcionan, pero el problema es que algunas son de corto alcance. Y mientras, ya te olfateó y te metió un arrimón.
  • Dentro de los tiburcios más raros están: el boquiancho, que tiene una gigantesca boca, con grandes labios y entre todos los contabilizados desde hace 40 años, hay menos de 60 especímenes. El tiburón martillo, se cree que tener así de separados los ojos les da una visión mejorada viendo lo que está abajo y arriba al mismo tiempo. El tiburón sierra tiene un hocico alargado con dientes en los lados en círculo. Hagan de cuenta un abridor de latas.
  • El tiburón cigarra vive a cientos de metros de profundidad y posee un sistema de caza singular: se acerca a un tiburón, como el tiburón blanco a una ballena a un atún o a un pez espada y se lanza para cortar un pedazo de carne en forma de galleta. Sólo se ha documentado un caso de ataque de tiburón cigarra a una persona, parece que un buceador de fondo recibió un mordisco que le dejó una herida en forma de galleta. A diferencia de otros tiburones, los dientes de abajo del tiburón cigarra están pegados, así que se le cae toda la fila de una vez, además, se traga esos dientes, puede que para reciclar el calcio gastado.

LO QUE CALIENTA

MITOS Y REALIDADES

  1. Es el asesino del mar. La película de Tiburón de los 70 fue un blockbuster, pero creó en la gente ese miedo de lo que hay debajo del mar. A mis siete años yo cruzaba nadando la alberca donde aprendí a patalear y hasta escuchaba la musiquita aterradora. Esto provocó una gran matanza de escualos.
  2. Al tiburón blanco le gusta la carne humana. Nop. Realmente se han dado montones de encuentros cercanos del tercer tipo entre personas y tiburones donde, en la mayoría de los casos, el animal muerde a la persona y la libera, porque se da cuenta de que no es lo que pensaba. Claro, con la probadita te puede arrancar una mano. Pero la verdad es que no somos su alimento. Y hay montones de investigadores y fotógrafos que han esnorqueleado con ellos sin jaula de por medio.
  3. Siempre está al acecho. “Se han hecho estudios y un tiburón puede durar con 30 kilos de carne de foca, por ejemplo, hasta 18 días sin alimento. No es que esté constantemente buscando alimento como todos piensan”. NI SIQUIERA PARA PICAR ENTRE COMIDAS.

PARA PENSARLE

Es penoso que la única forma de acercarnos a bichos tan interesantes como los tiburones sea sólo de forma maquiavélicamente cinematográfica estilo las películas, Tiburón (1975), ¡Tintorera! (1977) y se las perdono nomás porque es del master Hugo Stiglitz; Deep Blue Sea (1999); Open Water (2003); El Espantatiburones (2004); Sharknado (2013) que es una gloria del kirsch e Infierno azul (2016). Nada que ver.

Por algunas otras fuentes ahora sabemos que, por ejemplo, los grandes tiburones blancos tienen una fuerza de mordida de 1.8 toneladas, tres veces más que la de un león y 20 veces más que la de un humano. O que las zonas protegidas son poquísimas y los tiburones andan en su onda… entran y salen de estos implícitos perímetros, siendo presa de los barcos que son verdaderas fábricas flotantes, donde les rebanan las aletas y regresan sus cuerpos al mar, donde morirán ahogados al no poder aletear para moverse.

Afortunadamente hay personas con verdadera pasión por entender un poco más a esta maravilla de la naturaleza. Uno de este pequeño y selecto grupo de investigadores a nivel mundial es el doctor Mauricio Hoyos, quien ha hecho un verdadero noviciado de su estudio. Durante los últimos 14 años, él ha pasado cinco meses cada 12 en la Isla Guadalupe.Una biosfera localizada a un día de navegación de Baja California. Y donde no hay nada de la vida citadina. Ni red, ni tele ni cone, ni café de lujo. Pero eso le ha permitido abrir sus sentidos a TODO lo verdaderamente REAL.

ARRIBA

Derribando mitos, nomás chéquenle: ¿Cuántas personas al año mueren víctimas de ataques de tiburones en todo el mundo? Respuesta: Cuatro.

ABAJO

En cambio, ¿cuántos tiburones mueren al año víctimas de los seres humanos? Entre 30 y 75 millones 🙁

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo