#Confidencial: Se forma la primer corriente disidente de Morena

Nos comentan que se llamará Proyecto Nacional Ciudadano y que este miércoles hará pública su aparición con un acto de apoyo a Ricardo Monreal

#Confidencial: Se forma la primer corriente disidente de Morena

Ricardo Monreal, delegado de Cuauhtémoc, teje con paciencia y finura lo que significaría la primera corriente disidente al interior de Morena. Nos comentan que se llamará Proyecto Nacional Ciudadano y que este miércoles hará pública su aparición con un acto de apoyo a Monreal en la explanada delegacional. En ese partido persiste la duda, unos consideran que es el primer paso para separarse del partido, pero otros piensan que se trata de ganar capital político con los liderazgos que salgan dañados del proceso de selección de todos los candidatos a puestos de elección popular para el próximo año.

Emilio Gamboa Patrón, líder del PRI en el Senado, se resiste a hablar sobre el futuro de la Fiscalía General, cuyos acuerdos siguen entrampados principalmente por la división interna en el PAN. Ayer, durante el segundo día de trabajos de la plenaria tricolor, el senador evitó en todo momento pronunciarse al respecto y eludió en todo momento a la prensa. Al interior del PRI nos adelantan que este miércoles saldrán definiciones al respecto, una vez que el presidente Enrique Peña Nieto se reúna con diputados federales.

Sharon Cuenca, diputada federal del PVEM, ocuparía durante seis meses la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara baja en una muestra del interés del PRI por mantener la alianza político-electoral con el PVEM. La legisladora sucederá a Jorge Carlos Ramírez Marín, quien ocupará dicha posición en los primeros seis meses.

Raúl Cervantes, titular de la PGR, busca desde la semana pasada un encuentro con el ex presidente Felipe Calderón con la intención de “convencerlo” de que senadores afines a él apoyen la aprobación de la Ley de la Fiscalía General, para lo cual requiere del voto adicional de tres panistas. Nos dicen que el ex mandatario no se ha reunido, pero que Cervantes insistirá entre sus cercanos a fin de aprovechar el desafío de Javier Lozano en contra de su dirigente nacional Ricardo Anaya.

Morelia

Ricardo Monreal asestó un golpe demoledor en el corazón del proyecto presidencial de Andrés Manuel López Obrador: puso en duda la democracia interna, la transparencia en la selección de candidatos y evidenció que al interior del partido marrón existe una camarilla que todo lo decide y todo lo mandata.

López Obrador acaba de cometer el primer error de su campaña electoral, que es dejar de lado a los aliados para escoger a los subordinados, y poco le importó el acompañamiento que por 20 años ha realizado Monreal, lo que importa es el fin único de su cometido: tener todo el poder.

El delegado de la Cuauhtémoc está por romper lanzas al interior del pejismo y reveló que el proceso de selección de candidatos del partido que presumía ser diferente a los demás, es una gran simulación, para esconder al dedo flamígero que todo lo decide. Y, por si fuera poco, en la serie de entrevistas que ha ofrecido para cuestionar la “encuesta” mediante la cual fue elegida Claudia Sheinbaum, lanzó una pregunta que demuele los cimientos de la “honestidad valiente”: “no hay capacidad humana para levantar en pocas semanas más de tres mil encuestas en todo el país para elegir a los candidatos de Morena, ¿cuál será el método electivo que garantice la transparencia?”. La Respuesta, diría el clásico, es “lo que diga mi dedito”.

En su edición de ayer martes, el Washington Post publicó un artículo sobre cómo el TLCAN (NAFTA para ellos) cambió México. Dice: “Además de los flujos de mercancías, la cultura americana y los comportamientos en México cambiaron”. Esa es otra cosa que Estados Unidos tendrá que ponderar; México es un país que no solamente compra muchos productos estadounidenses, una buena parte de nuestra cultura es muy proclive al consumo americano y hay ciertas cosas que uno no puede dejar de lado.

Los especialistas en nuestro país han hecho ver a Trump que todos estos exabruptos pueden tener un costo en el consumo de productos de Estados Unidos. Hace algunos días se dio a conocer cómo bajó el turismo mexicano a Estados Unidos en un 16% y muchos mexicanos dirán: “Me siento rechazado por un presidente que habla en contra del país”.

Si nos ve como sus enemigos, más que como sus socios comerciales o como vecinos que podrían contribuir al desarrollo de su país.
El tema de tener una cercanía con Estados Unidos, en muchas cosas mejoró aspiracionalmente la situación de una clase media mexicana que buscaba vivir en Estados Unidos, nacer o estudiar en ese país; pero esto poco a poco ha ido generando una mayor animadversión y se ven con mejores ojos otros países. Creo que Canadá, con el gesto de quitar la visa, se vuelve una opción para muchos.

Y surge entonces la pregunta: ¿Cómo podría negociar Trump con aquellos a quien ofende, denigra y amenaza? ¿Cómo evitará que disminuya la preferencia por algunas marcas que representan a su país? ¿Cómo negociará la compra de productos de otros países en condiciones convenientes para el mercado de su país? En fin, preguntas muy válidas.

Pasan los meses y Trump sigue exactamente igual.