A dónde va el PAN

Hoy Ricardo Anaya está en medio de señalamientos por enriquecimiento y acusa al Gobierno Federal de un complot, muy al estilo de López Obrador a quien tanto critica

A dónde va el PAN

El Partido Acción Nacional está en una crisis interna. Ricardo Anaya sigue sin decir lo que quiere ser y lo que quiere es ser el candidato a la Presidencia por el PAN. Parece que en público le cuesta mucho trabajo decirlo porque con sus cercanos ya lo ha hecho, lo dice en reuniones en corto, todas las encuestas lo toman en cuenta, los otros aspirantes lo señalan y los partidos lo asumen. Entonces, ¿por qué Ricardo Anaya no lo dice públicamente? Porque tendría que dejar de ser Presidente del PAN, lo que implicaría no tener el presupuesto, no contar con las dirigencias estatales, con el CEN y con todo un partido a su disposición. Porque los millones de spots ya los utilizó.

Hoy Ricardo Anaya está en medio de una acusación por enriquecimiento, acusa al Gobierno Federal de un complot, muy al estilo de López Obrador a quien tanto critica. Pareciera que se queda sólo en su defensa, solamente sus más allegados lo arropan, mientras tanto sigue utilizando los recursos de su partido para defenderse de acusaciones que le hicieron a título personal, no como Presidente del PAN.

En el PAN hay aspirantes que sí han dicho qué quieren ser. La primera en hacerlo fue Margarita Zavala, quien es la más competitiva en todas las encuestas, la favorita de los panistas y la única que le da pelea a Andrés Manuel López Obrador. La más conocida y en últimas mediciones la que podría encabezar el nada claro Frente Amplio Opositor, que seguimos sin saber qué es. Zavala le ha dicho en público y privado a Anaya que se defina, sin embargo, parece que éste lo hará hasta el último momento, poniendo en riesgo la unidad de su partido, unidad que desde hace meses ya no se ve.

Desde que era gobernador Rafael Moreno Valle quería ser candidato a la Presidencia. Hoy ya sin el cargo anda viajando por el país presentando su libro, un libro exitosísimo por el número de espectaculares que tiene, hace reuniones con panistas y ciudadanos por todo el país. Ha señalado en más de una ocasión que Anaya se debe definir, declinó aparecer en los spots del Presidente del PAN y su equipo señaló que llegaron a destiempo, que salir con él sería legitimar algo que usó de manera personal.

Los otros aspirantes de Acción Nacional que han dicho sí, son: Juan Carlos Romero Hicks, Luis Ernesto Derbez y Ernesto Ruffo Rapel, aunque su segundo apellido es Appel, pero un error, en el único spot que ha compartido Anaya, le cambió el apellido. Todos ellos también han cuestionado las aspiraciones de Ricardo Anaya, coinciden en que un dirigente no puede ser candidato al mismo tiempo, al menos no en el PAN.

Ricardo Anaya se encuentra en un momento muy complicado, no sólo en lo personal en donde tiene todo el derecho de defenderse de las acusaciones que se le hacen respecto al supuesto enriquecimiento de su familia. Sin embargo, para muchos panistas dejó de ser un líder confiable. Para los aspirantes presidenciables Margarita Zavala y Rafael Moreno no ha sido un dirigente congruente y ha sido juez y parte en el proceso interno, mantiene un pleito con el PRI, con Morena no tiene ninguna interlocución y un grupo de senadores de su partido ya han cuestionado sus exabruptos.

Hoy Ricardo Anaya no es el dirigente que esperan en su partido, tampoco es el candidato que necesitan, ni si quiera lo reconoce. Es un hibrido, el típico político con dos banderas que él tanto cuestionaba, en eso se convirtió Ricardo Anaya.

Últimas palabras

Monreal tunde a AMLO. Cuestiona la opacidad de Morena en el proceso de selección interna para la CDMX. “No robar, no mentir y no traicionar al pueblo”, le dice.