El presidente del ‘ahorita’

Él decidió desacelerar antes de la mitad del mandato en el momento en que la premisa cambió: del “salvando a México” a “matando a México”

El presidente del ‘ahorita’
Por Ibero

Por: Florencia González Guerra

Traducir al inglés, incluso explicar a una persona hispano hablante la palabra usada por tantos mexicanos: "el ahorita" es una odisea. No es ahora pero tampoco es después. Es dejar la autoridad del tiempo a quien decide por el otro; es dejar abierta la posibilidad de que suceda ahora, después o nunca; es dejar abierta la sumisión que tiene el otro.

Nuestro presidente es el presidente del ahorita, decidió marcar la velocidad de la agenda, empezó con once reformas estructurales y 58 modificaciones a la Constitución, más otras 81 leyes secundarias.

Él decidió desacelerar antes de la mitad del mandato en el momento en que la premisa cambió: del “salvando a México” a “matando a México”. Y a partir de ahí nos ha traído bajo puros \’ahoritas\’, esperando que con el tiempo se olvide todo.

Dicen que a mayor velocidad es más fácil perder el control pero también al perderlo, el presidente ganó otras cosas.

Recapitulemos brevemente la debacle, empezando por una imagen del regresó del PRI en 2012: la foto muestra a los 19 gobernadores priístas que acompañan al presidente en los primeros días de mandato. Hoy, diez de ellos están acusados de corrupción, prófugos, presos o se sospecha de ellos. Aunado a esto, en la misma casa del presidente se acusa de corrupción por la Casa Blanca, igual que al ex director de Pemex, cercano en la campaña de Peña Nieto.

Las desapariciones forzadas, las desapariciones, el aumento de los homicidios y la violencia en el país aunque ya no hay declarada una ‘guerra contra el narco’.

Pero… ¿por qué recordar todo esto que ya sabemos en el marco del quinto informe? Porque se escuchará que ha habido avances, más esos números son cifras hechas a modo para resaltar lo que según el presidente del ahorita “cuenta y cuenta mucho”.

He visto cómo los programas sociales, por ejemplo la Cruzada por el Hambre en la sierra huichola son un mero indicador. El gobierno deja tinacos y ni siquiera los conectan, pero la cifra dice que ya no son pobres porque ya tienen un tinaco.

El presidente del ahorita tiene la potestad de decidir cuándo suceden las cosas porque entre tanto desastre las personas de a pie ya no sabemos a qué apostarle, si no a lo que diga el Gobierno Federal.

En este quinto informe se van escuchar cifras delgadas o engrosadas por indicadores hechos a modo, el presidente del ahorita fue dosificando la velocidad y la cantidad. Algunos creemos que en estos cinco años su estrategia fue dejarnos tan confundidos por el cinismo de la corrupción que normalizó su actuar mientras a todos nos decía ‘ahorita’.