¿La actuación del Presidente y los gobernadores ante los sismos ha sido adecuada frente a la crisis?

La eficacia y transparencia con la que se logre la reconstrucción será un parámetro con el que los ciudadanos medirán a sus gobernantes el día de mañana

¿La actuación del Presidente y los gobernadores ante los sismos ha sido adecuada frente a la crisis?

La capacidad de liderazgo se pone a prueba en situaciones de emergencia como las que experimentamos los mexicanos en días pasados.

Dadas las características de cada zona afectada, los gobernadores atendieron a sus poblaciones en función de las necesidades más apremiantes.
En Oaxaca por ejemplo, el gobernador Alejandro Murat identificó que el problema más grave era auxiliar a comunidades lejanas, de ahí que los puentes aéreos fueron una solución para hacer llegar apoyos.

El gobernador Manuel Velasco de Chiapas puso énfasis en la coordinación con instituciones federales para delinear mecanismos que transparentaran y dieran certeza a la sociedad en el uso adecuado de los recursos que se destinaron para atender a los damnificados y en especial, al sector agrícola.

En Guerrero, Héctor Astudillo al igual que Murat y Velasco llevó a cabo recorridos en zonas afectadas para tener cifras aproximadas de las viviendas derrumbadas. Coordinó el restablecimiento de los servicios de suministro de agua y electricidad e informó sobre el estado de la infraestructura educativa.

El gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo anunció inmediatamente después del sismo que entrarían en operación todos los protocolos de emergencia y apoyos de su gobierno a los familiares que habían reportado pérdidas humanas por derrumbes. Dio a conocer ubicación de albergues y centros de acopio para auxiliar a las poblaciones más necesitadas.

En Puebla, el estado donde se presentó el mayor número de muertos después de la Ciudad de México y Morelos, el Gobernador Tony Gali anunció que se crearía una bolsa por parte de su gobierno para atender la emergencia y entregar de manera directa los apoyos.

En Morelos la crisis superó al gobierno de Graco Ramírez, quien acaparó despensas presuntamente con fines políticos. Realizó entregas tardías de éstas a los ciudadanos, quienes denunciaron el desvío de las ayudas hacia bodegas del DIF estatal.

Por lo que hace al Presidente de la República, debe admitirse que actuó con responsabilidad y capacidad probada. Hizo recorridos en los estados afectados, ha estado todo el tiempo al frente de este infortunio, tomó decisiones y presentó un plan preciso para mitigar efectos del sismo y para superar la crisis mediante tres etapas: rescate, elaboración de censos y reconstrucción.

La eficacia y transparencia con la que se logre la reconstrucción será un parámetro con el que los ciudadanos medirán a sus gobernantes el día de mañana.

La actuación del Presidente Peña Nieto ha sido destacada frente a la crisis; los gobernadores de las entidades federativas afectadas con excepción del caso de Morelos, también hicieron un esfuerzo que debe ser reconocido.