#Confidencial: Operador de Gortari, defensor del Rébsamen

Javier Coello, conocido operador de asuntos jurídicos del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, está estrenando clienta importante. Se trata de Mónica García, directora del Colegio Rébsamen

#Confidencial: Operador de Gortari, defensor del Rébsamen

Javier Coello, conocido operador de asuntos jurídicos del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, está estrenando clienta importante. Se trata de Mónica García, directora del Colegio Rébsamen, señalada de negligencia criminal en las obras de ampliación del plantel, lo que habría ocasionado la muerte de al menos 25 personas, en su mayoría niños. Coello Trejo también defiende los intereses de Emilio Lozoya, ex director de Pemex, atrapado en el escándalo internacional de corrupción de Odebrecht. La estrategia del señor Coello siempre es la misma: salir a apagar fuegos antes de que se salgan de control. 

Jesús Ortega, líder de la corriente perredista Nueva Izquierda, parece inclinado a oponerse a la postulación de Alejandra Barrales como candidata a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. En ello coinciden voces del PAN, que integrará el Frente Ciudadano que irá del brazo con el PRD en la capital del país. Tanto Los Chuchos como el PAN parecen ver con mejores ojos la eventual postulación de Ricardo Monreal, jefe delegacional de Cuauhtémoc. Un activo de Nueva Izquierda es el jefe delegacional en Gustavo A. Madero,Víctor Hugo Lobo, pero se duda que cuente con el respaldo necesario para colarse en la final de este proceso.

Gina Andrea Cruz, diputada panista presidenta de la Comisión de Hacienda, está metida en el ojo de un huracán, incluso hasta con sus propios colegas. Lo anterior porque, nos dicen en San Lázaro, asegura una y otra vez que los legisladores están a la espera de la propuesta de reajustes del Ejecutivo federal al gasto para crear el Fondo de Reconstrucción, sin embargo, el subsecretario Miguel Messmacher le respondió que esa tarea le corresponde a los diputados. El mensaje es claro: “A ver dónde y a quién le recortan”.

Juan Carlos Romero Hicks, senador y aspirante a la candidatura presidencial por el PAN, entró en confrontación con Luis Ernesto Derbez, quien también busca ser el abanderado de su partido, por la indefinición de su dirigente nacional, Ricardo Anaya, respecto al método de selección. El primero pide a Anaya claridad, al igual que lo hiciera Margarita Zavala antes de renunciar, pero el segundo busca desviar la atención pidiendo fortalecer y darle rumbo al Frente Ciudadano por México. 

Morelia

Los dirigentes de los tres principales partidos son hijos de diferente madre y del mismo padre político: el populismo autoritario.

Entre AMLO, Enrique Ochoa Reza y Ricardo Anaya hay más parecido que diferencias. Los tres compiten por ser puños de asfalto, el peleador callejero y callejonero, si me lo permite la academia de la lengua, que recurre a lo que sea con tal de matar al contrario.

A unas cuantas semanas de que inicie uno de los procesos electorales más complejos de la historia reciente, los presidentes de los partidos Morena, PRI y PAN no han sido capaces de presentar una sola idea o propuesta. Los tres quieren divididos a los órganos políticos que dirigen.

López Obrador se encargó de pulverizar a la izquierda, Ochoa Reza es un excluyente y desconocido para la militancia priista, y Ricardo Anaya ya partió al PAN en dos.
Los hermanastros son autoritarios, ambiciosos y mesiánicos. Les gusta el culto a la personalidad, a la suya, por supuesto. Y su ego les lleva a creer que el partido son ellos. Han llevado a debate a los niveles más bajos de la mediocridad política.

El dirigente nacional del PRI le ha dicho en diferentes momentos a su homólogo del PAN que es un parricida, canalla y traidor, por traicionar a su jefe político, y lo ha conminado a ponerse los pantalones frente a la crisis que enfrenta Acción Nacional.

Anaya, por su parte, ha acusado al PRI de ser un corrupto transexenal, por querer imponer al fiscal, y López Obrador llama al PRIAN una alianza de políticos hipócritas, achichincles. En pocas palabras, estamos frente a una escena de El Padrino más que ante gestores de la democracia.

El de los independientes puede pasar de ser un gran avance democrático a motivo de chunga, hasta un retroceso peligroso y grotesco.

Los hay de todos: quienes no son conocidos ni en su casa; los que buscan sus 15 minutos de fama; los resentidos de sus partidos políticos; los que apuestan a una posibilidad remota o mafufa; los que creen que el país se los merece, y tal vez alguno que otro redentor sideral que piensa sacarnos del infierno partidista en que se ha convertido nuestro país en los días recientes.

Por lo pronto, generan más dudas que certezas y, por lo tanto, un montón de preguntas: ¿quién está detrás de muchos de ellos? ¿A quién piensan beneficiar o perjudicar con su postulación? ¿Cuántos son conscientes de que será un ejercicio inútil? ¿Ninguno tiene miedo al ridículo? ¿Cuántos van por el dinero?
De entrada, llama la atención que superen ya la treintena los registrados hasta ayer, más los que se acumulen esta semana. Hay de todo: académicos, abogados, empresarios, una representante indígena y un largo etcétera. La figura está demasiado manoseada para ser creíble. Habrá que ver en qué termina esta fiebre "independentista".