Instrucciones para vivir en un estado constante de crisis

Para ser leídas con “Midlife Crisis” de Faith No More

Instrucciones para vivir en un estado constante de crisis

La mariposa revolotea
como si desesperara
en este mundo.
– Kabayashi Issa

Paso 1. Persiga un mercado impredecible

Son días de agitación. Las bolsas caen sólo porque no pueden romperse. Luego se levantan un poquito, y en lugar de encontrar un método para nosotros liderar ese proceso misterioso que suponen ser los mercados, nos abandanamos a la inercia de intentar adivinar cómo amanecerán mañana y si acaso, reaccionar como se pueda.

Paso 2. ¿Cómo llegamos a este punto?

Las noticias ya no necesariamente salen de los profesionales. El miedo es el nuevo combustible para el manejo de masas y el enemigo público referido en consultas psicológicas. Las empresas se cuestionan en dónde debe estar su enfoque. Regiones arman plebiscitos y cuestionan su identidad, apelando a la polarización como bandera. Quienes se dicen líderes mundiales se amenazan con pruebas nucleares La gente tiene prisa y ansiedad. Algo no estuvo bien. Algo falló. Tal vez el esquema de libre competencia resultó demasiado ingenuo para una sociedad autocentrada.

Paso 3. Valide sus Fake Likes

Lo que sí, es que en tiempos álgidos se lee y se escucha de todo. La sobreinformación, probablemente es una de las condiciones para hacer una crisis algo más confuso. Publique y esparza lo que encuentre. Todo sea por un like.

Paso 4. Compruebe el origen de su crisis

Es en el detalle, donde cada minuto puede ser el mejor maestro para los lustros venideros. No hay más que entender que las crisis son resultado de causas específicas. Estas causas difícilmente son generadas por motivaciones altruistas o con el interés puesto en una beneficencia social. Pero, ¿en qué momento creímos que “evolución” o “civilización” tenía algo que ver con el paso que llevábamos. Tal vez, en el fondo, el origen de las crisis fue haber confundido la misión de venir a vivir por el de pasarnos de vivos.

Paso 5. Abra un diccionario

De este modo, uno no tiene que ser mago para leer que las crisis son resultado del afán neurótico de algunos que tienen algo, por amasar más y más… y más. Como si de eso tratara el monopolio, entendiendo que tal vez gana el que más dinero tiene. Pero en un juego, el fin es divertirse. Aquí las crisis se padecen, a pesar de que en oriente, el término apunta a voltear a ver una oportunidad.