¿Más empleo, a qué precio?

Hay señales de que el empleo de alta calidad sufrirá ante cualquier resultado en la negociación del TLC

¿Más empleo, a qué precio?

Lo bueno: que las tasas de empleos informales se han reducido. Lo malo: que el empleo formal ha crecido en empleos de baja calidad, y hay señales de que el empleo de alta calidad sufrirá ante cualquier resultado en la negociación del TLC.

El gobierno federal festeja este año que los empleos formales han estado aumentando a lo largo de la administración Peña. Por distintas fuentes, parece que esto es cierto. Igual si uno escucha a Mikel Arriola, director del IMSS, que a Marcelo Delajara, director de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del CEEY, se escucha una reducción de la tasa de empleos informales y un correspondiente aumento de los empleos formales.

Por primera vez, la tasa de empleo ha crecido por encima de la economía. El crecimiento económico en la administración del presidente Peña ha sido mediocre, por debajo de cualquier pronóstico, y se comportará peor en lo que resta del sexenio. En cambio, ha habido incremento del empleo formal, más o menos del doble del crecimiento de la Economía.

¿Cómo explicamos que si no hay lana, sí hay chamba? Exactamente así. El gobierno ha hecho un esfuerzo notable por acosar a empleadores para brindarles prestaciones de ley a sus trabajadores. Pero la Economía no crece. Esto se refleja en empleos de baja calidad, pues lo que ha crecido dramáticamente es el empleo de 1 a 3 salarios mínimos.

En cambio se ha reducido el empleo de más de 3 salarios mínimos, informa Delajara, doctor en Economía y antiguo analista del Banco de México. ¿Es el sexenio del empleo como afirma la administración federal? Sí, si nos referimos exclusivamente al empleo de 1 a 3 salarios mínimos. Es decir, si usted trabaja para la industria de la construcción o en empleo doméstico, ha recibido IMSS con mayor frecuencia que antes. Si es un esforzado Godín, su empleo está en riesgo.

¿Cuál es el futuro próximo? No hay un buen pronóstico. Hace unos meses, la consultora ImpactECON publicó un documento de trabajo titulado TLCAN: Una perspectiva de la cadena de valor. En este análisis, Terrie Walmsley y Peter Minor dan cuenta de los empleos que se perderán ante lo que hoy parece irremediable, una mala negociación del TLC.

El TLC traerá pérdidas a lo largo de toda la cadena de valor en materia de empleos, pero notoriamente en la parte alta, es decir, los empleos calificados. De acuerdo con este análisis, México perderá más de un millón de empleos calificados. Esos que tenemos nosotros los Godínez.