Osculeando ando...

En mayor o menor grado, algunos seguimos con nuestro estrés postraumático ¿Y saben qué es lo que realmente me ha ayudado? Las muestras de afecto. Cualquier “descolón” (como dijera mi abuela) me quiebra más fácilmente, pero una caricia, un abrazo, un beso... inmediatamente calientan mi alma. ¿Cómo lo están viviendo ustedes? Sirva esta reflexión para repasar la historia del beso

Osculeando ando...

Primero lo primero, ¿por qué en español le llamamos BESO a los kikos, picoretes, salivava salivaviene, etcétera?

Porque proviene del latín basium: acción de besar. Dah! Y besar del latín basiare, que quiere decir: tocar algunas cosas con los labios contrayéndolos y dilatándolos suavemente, para manifestar amor, amistad o reverencia. Yo agregaría que hasta traición. Los especialistas (quienes tienen una mente más cochambrosa que la nuestra), piensan que los hombres, las mujeres y los trans de las cavernas ya se plantaban sus picoretes, pero sobre todo “que las madres alimentaban a sus bebés dándoles con la boca los alimentos ya masticados. Otras teorías sostienen que el beso es una prolongación de la lactancia”. Yannick Carré, autor de El beso en la boca durante la edad media, (me imagino el aliento de león que se cargaban, ya que entonces no se cepillaban los dientes ni por error) explica que en esa época “a partir del beso se podían explicar hasta los cambios que se producían en política, en religión y en el sistema de valores”.

Un beso era el equivalente a “firmar un contrato”. De hecho, para sellar el juramento de fidelidad mutua entre el señor y su vasallo, ambos se daban un beso en la boca. Ehhhhhhh uuuuuhhhhhh pa mí que además se daban cacahuatito en la boca. Pensemos cómo las organizaciones criminales italianas seguían sellando alianzas precisamente con un beso.Y mucho antes, en la época de mayor analfabetismo, en Roma se firmaban los documentos con una X y luego tenían que besarse. El ejército de Alejandro Magno, esparció esta costumbre a lo largo y ancho del Imperio. Alguna vez te preguntaste por qué te “nacía” besar las cartitas de amortz. Incluso uno de los emojis más utilizados es el de “los labios”, para sellar con un beso incluso los recados virtuales. Ahora bien, eso de auscultarse hasta las anginas entre novillos, no se usaba hasta la segunda mitad del siglo IV a.C. donde los griegos sólo permitían besos en la boca entre padres e hijos, hermanos o amigos muy próximos. ¿Qué tan próximos? Sepa, pero no estaba de moda calzar grande y vivir lejos.

Como la sodomía era altamente practicada, tampoco era menester lastimar a los Maestros y tutores. En Nápoles del siglo XVI, el castigo por besarse era la pena de muerte, estaba completamente prohibido. La Iglesia Católica tampoco era amiga de los besos en la Edad Media y consideraba besarse como pecado mortal. En el periodo del Renacimiento, el beso en la boca era una forma de saludarse muy común. Según el Kamasutra existen 30 formas diferentes de besarse. Si USTED sólo conoce de “piquito” o “intercambiar el chicle”, temo decirle que está chavo. Algunos sostienen que los besos son realmente ese laboratorio donde analizamos si somos compatibles químicamente con los o las otras. Y sirve de gym facial, porque con un besito “se activan hasta unos 30 músculos del rostro (17 de ellos de la lengua), se transfieren 9 miligramos de agua, otros 0.18 de sustancias orgánicas, 0.7 de materias grasas, 0.45 de sales minerales, además de millones de gérmenes, bacterias y microorganismos, y se queman, a lo largo de tres minutos, unas quince calorías”. Tómala. En una de esas hasta subes de peso a besos. Y más si cumples la media que preveen los expertos: pasaremos dos semanas de nuestra vida besándonos. Uy que mal queridos están. Como les comentaba, el beso es el laboratorio para saber si realmente hay química o no. “Besarse no supone algo trivial, sino que se produce un intercambio de sensaciones y de emociones muy profundo”. Jean-Luc Tournier, autor de la Pequeña enciclopedia del beso, reconoció que “no hay acto alguno que permita una implicación voluntaria del ser tan total como el beso”.

El deseo de besar tiene su nombre científico: filemamanía. Siempre queremos más, porque el beso es una droga natural.Siiiiiiiiiiiii. El cerebro es adicto a la oxitocina, que se produce cada vez que nos besamos. Y bajo algunas otras circunstancias como durante el enamoramiento, orgasmo, parto y amamantamiento, y está asociada con la afectividad, la ternura, el tocar. Y qué creen, también con el apego. Precisamente se produce durante el parto para que sintamos apego a la querda y no la abandonemos a su suerte hasta que pueda más o menos salir adelante por sí sola. Pero eso es un grave problema al mismo tiempo, ya que si en pareja nos llenamos de oxitocinatras un beso, faje o lleguecín. La lógica dictará a nuestro cerebro borracho de hormonas, en automático, que DE AHÍ SOMOS, que NADA NI NADIE MÁS nos hará sentir igual y que ¡¡¡ESA COSA DEBE SER NUESTR@!!! Pfffff. Y vengan todos los rituales y clichés del “amor romántico”. Nomás pa que le camelen: según un estudio de la Universidad de Viena, “cuando cerramos los ojitos y fundimos nuestros labios con nuestra pareja en un abrazo apasionado, las pulsaciones cardiacas suben de 60 hasta 130 por minuto, se libera adrenalina, baja la tasa de colesterol y al intercambiarse bacterias, se refuerza el sistema inmunitario”. O sea que ¡¡¡vivimos más y mejor gracias al beso!!!

LO CHIDO

• Los labios humanos, en el reino animal, son muy raros, carnosos y vueltos hacia afuera. Y muy sensibles e inervados. En la corteza cerebral que recibe la información de los sentidos, la superficie dedicada a los labios y la lengua es más grande que la de los pies o los genitales. ¿Ya ven esposos? No dejjen de besarnos después de unos meses de noviazgo!!!

• El beso a los leprosos estuvo de moda ente los nobles y religiosos medievales europeos y alcanzó su apogeo entre los siglos XII y XIII. Se dice que los guerreros templarios en Jerusalén interrumpían sus matanzas para besar las manos de los leprosos, lo que les acercaba a Dios. Híjoles y claro que los acercaba recortando su esperanza de vida!!!

• Según las encuestas, la gente recuerda el 90% de las cosas que ocurrieron con sus primeros besos con más precisión incluso que sus primeros encuentros sexuales. Los besos dejan una huella vívida en la memoria. Otro estudio mostró que el 66% de las mujeres y el 59% de los hombres no empezaron una relación romántica por el desencanto del primer beso.

LO QUE CALIENTA

• En los besos de lenguita, donde hay intercambio salival, en un solo mililitro de ésta, anidan unos cien millones de bacterias. Intercambio superlativo de microbios (la saliva tiene también microbicidas que acaban con la mayor parte de estas bacterias ajenas). O sea quedamos tablas.

• En Indonesia el beso en público está penado por la ley. Los extranjeros denunciados por besarse podrían enfrentar hasta cinco años de cárcel; los locales, hasta 10 años, con multas de hasta 33 mil dólares. Imaginen cuánto por encontrarte despeinando la cotorra al más puro estilo springbraker en Cancún!!! Los deshoyan.

• Charlotte Lewis, una británica de 25 años, fue sentenciada en 2010 a un mes de cárcel en Dubái por besar en la mejilla -según su abogado- a un ejecutivo en público, y acariciarle la espalda. En la India, el beso en plena calle sigue siendo un tema tabú y resulta extremadamente raro observar a las parejas besándose a la vista de todos. La multa en Delhi es de unos 12 dólares.

PARA PENSARLE

El investigador alemán Arthur Sazbo, de la Universidad Wilfrid Laurier de Ontario, en Canadá, nos asegura y mete las manos al fuego por su teoría de “que las parejas que se despiden con un beso antes de irse a trabajar tienen menos ausentismo laboral, menos accidentes de tráfico, ganan un 25% de dinero más y su esperanza de vida se alarga cinco años”. (Yo por eso siempre dejo que mi perra lametee mi cara antes de salir)¿La explicación? “Los que empiezan el día con un beso lo hacen con una actitud más positiva y más energía vital”. Las y los bebés más pesados interconectan las neuronas y por ende serán menores más inteligentes. Además de que desde la antigüedad el beso tiene una utilidad básica en la crianza: “cuando la madre besa a su bebé absorbe algunos gérmenes del pequeño pero al mismo tiempo estimula la producción de sus defensas”…ojo, también los besos del PADRE (o la pareja en general), sirven de la misma manera; así que SEÑOR@S, no se pierdan el placer del paternaje que es bastante disfrutable. Los besos más sugerentes y universales proceden de….PUES de México. A weeeeeeee.