Justicia y no caridad para damnificados del sismo

A Edgar Amador Zamora, quien cuenta con estudios de licenciatura y de maestría en Economía, le indiqué que miles de esos capitalinos se han quedado sin vivienda a partir del 19 de septiembre

Justicia y no caridad para damnificados del sismo

En la comparecencia del secretario de Finanzas de la Ciudad de México ante la Asamblea Legislativa, efectuada este martes 25 de octubre, le advertí al funcionario que millones de capitalinos pagan puntualmente su predial, su impuesto sobre nómina, por adquisición de bienes y servicios, por el agua, por concepto de multas y de las ilegales fotomultas, por los parquímetros.

Quienes nos visitan, subrayé, también pagan por servicios de turismo, y a las arcas de la Tesorería local han ingresado miles de millones de pesos pagados por las medidas de mitigación de todas las obras inmobiliarias que el gobierno ha autorizado.

“Miles de esos capitalinos se han quedado a partir del 19 de septiembre sin vivienda” –le señalé a Edgar Amador Zamora–, “y no son números: Son niños, son adultos mayores, son padres de familia, son abuelitas, son tíos que no están pidiendo caridad, señor secretario.

“Exigen justicia, y dar justicia significa que a todos los que perdieron su vivienda ésta se les debe restituir gratuitamente, no como dice el PRD, que sólo se les dé a los adultos mayores. No, a todos los que perdieron su vivienda se les debe restituir de manera gratuita”.

A Edgar Amador Zamora, quien cuenta con estudios de licenciatura y de maestría en Economía, le indiqué:

“Sabemos que hay economistas neoliberales a quienes la palabra gratuidad simplemente les genera urticaria. Yo espero que usted no sea un economista de derecha que no entienda lo que es la justicia.

“Yo no sé, señor secretario, si en las clases de licenciatura y de maestría que ha cursado, le explicaron lo que es vivir en sociedad. Si le han explicado para qué, entre todos, sostenemos un gobierno. Si le han explicado para qué es la colectividad.

Porque si en momentos como éstos se abandona a quienes lo perdieron todo, estamos olvidándonos justamente del Estado. Y de la importancia de vivir en sociedad”.

Continué:

“Señor secretario: nada de lo vivido en los últimos cinco años se puede comparar con lo que hoy vive la ciudad. Por tanto, la actuación que tengamos en este momento definirá nuestra actuación como servidores públicos.

“A usted, señor secretario, le pregunto:

“¿Quiere ser recordado como el secretario de Finanzas que dejó en la calle a miles de capitalinos, o como el secretario de Finanzas que destinó el recurso suficiente para apoyar a quienes lo necesitan?

“Porque parece, señor secretario, como se desprende de su discurso inicial, de sus respuestas, que vivimos en la normalidad. Pero le recuerdo que estamos en una emergencia, señor secretario, y también le recuerdo que hay miles de capitalinos que hoy se alojan en albergues, que hoy viven en casa de un amigo, de un familiar. Y sus respuestas y sus planteamientos dejan mucho que desear para toda esa gente.

“Yo le pregunto, señor secretario:

“¿Si tuviera usted un familiar en esas condiciones, de verdad cree que le satisfaría el discurso que usted mismo acaba de pronunciar? ¿De verdad cree que todo ese vericueto que nos ha dicho de las finanzas sería lo que usted esperaría, si ya no tuviera una vivienda porque el sismo la derrumbó?

“No, señor secretario, yo espero que por sus venas corra sangre y no sólo números en su cabeza, que piense que hay miles de capitalinos que hoy necesitan del Estado, del gobierno”.

También abordé el fundamental tema de la transparencia. Al respecto, le recordé:

“En el documento que ayer dieron a conocer en la plataforma se habla de mil 600 millones de pesos. Pero hoy usted nos habla de 4 mil millones gastados.

“El jefe de Gobierno dijo que no habíamos recibido en la ciudad donaciones, pero ayer usted habló de algo así como 20 millones de pesos. A todos nos conviene, empezando por el gobierno de la ciudad, que se cree un Comité Ciudadano, del cual pueden formar parte diputados de todas las fracciones. Para que revisemos cada peso que se destina a la reconstrucción y a la emergencia.

“Yo le pregunto, señor secretario, si está usted dispuesto, o no, a que se establezca ese Comité Ciudadano. Pero no sólo para que los ciudadanos de vez en cuando opinen, sino para que revisen las tareas puntualmente. Sí, para que den su opinión. Pero también para que tomen decisiones sobre la reconstrucción.

“Señor secretario:

“En aproximadamente un mes usted regresará a esta Asamblea a entregar el proyecto de Presupuesto 2018. Yo espero que no llegue con una sorpresa para presentarnos un presupuesto inercial. Porque tiene qué ser un presupuesto de contingencia. De emergencia. Y si lo empezamos a trabajar desde ahora, si usted acepta que los grupos parlamentarios estemos en su oficina platicando en dónde pueden hacerse ajustes, en dónde puede haber recursos, yo estoy seguro que habrá los recursos necesarios para atender a los capitalinos.

“La decisión la tiene usted. Si usted, si el gobierno de la ciudad no enfrenta esta emergencia, si no considera esta situación como lo que es, un momento histórico, nos va a rebasar la sociedad. Y entonces la sociedad nos recriminará que no estamos haciendo lo conducente”.

A manera de conclusión, le dije al titular de Finanzas de la Ciudad de México:

“Yo le pido, señor secretario, que abramos una mesa de trabajo permanente para revisar los excedentes de 2017, porque el 31 de octubre cierran las dependencias sus presupuestos.

“Entonces nos van a decir cuánto no gastaron y cuánto no comprometieron, y con esos datos podemos hablar de recursos, con lo que tenemos de los años anteriores, con el Fondo con que se cuenta y, sobre todo, con el Presupuesto 2018, que deberá tener economías en todos los órganos y en todas las dependencias del gobierno de la Ciudad de México, de esta misma Asamblea Legislativa y del Poder Judicial”.

*Coordinador del grupo parlamentario de Morena en la Asamblea Legislativa.