¿Cuál es el balance general de la Ley de Ingresos para 2018?

La inversión y el consumo aumentarían a tasas del 1.8 y 2.6%; así como un aumento de las importaciones de bienes y servicios de 3.4%

¿Cuál es el balance general de la Ley de Ingresos para 2018?

La ley de ingresos es la propuesta que el Poder Ejecutivo somete a consideración y aprobación del Congreso mexicano cada año. Contiene los conceptos bajo los cuales se podrán captar recursos financieros que permitan cubrir los gastos de la federación.

El proyecto de ingresos que recibió el Senado de la República partió de los principios de certidumbre tributaria y estabilidad macroeconómica. Las proyecciones de crecimiento fueron las siguientes: 2.5% para el PIB en 2018; la inversión y el consumo aumentarían a tasas del 1.8 y 2.6%; así como un aumento de las importaciones de bienes y servicios de 3.4%.

Se prevé captar 5 billones 279 mil 667 millones de pesos de ingresos de los cuales, 3 millones 584 mil 918.4 millones de pesos corresponden a los ingresos del gobierno federal; 1 billón 193 mil 373.1 millones de pesos a los ingresos de organismos y empresas; y 500 mil 375.5 millones de pesos a los ingresos derivados de financiamiento.

Estos ingresos se estimaron considerando que el precio del dólar podría alcanzar 18.40 pesos en promedio y que el precio del petróleo podría llegar hasta los48.5 dólares por barril.

Lo anterior significa el fortalecimiento de los ingresos totales del sector público con el fin de contar con recursos para programas sociales de combate a la pobreza.

Debido a las consecuencias de los sismos, se diseñaron medidas y estímulos fiscales para apoyar a los contribuyentes damnificados y se suspenderá la aplicación de ciertas disposiciones de la Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios para el caso de servicios personales relacionados a labores de reconstrucción por daños causados por desastres naturales donde haya ocurrido declaratoria de emergencia extraordinaria.

La Ley de ingresos para 2018 no crea nuevos impuestos ni incrementos a los ya existentes, lo cual genera certeza para los inversionistas.

El año entrante la federación no podrá exceder una deuda más allá de 470 mil millones de pesos y el límite del endeudamiento externo tampoco podrá pasar de 5 mil 500 millones de dólares, con ello se podrá garantizar el manejo estable de las finanzas públicas del país.

Ante un contexto internacional complejo y volátil, con la Ley de ingresos para 2018 tenemos un marco con premisas y metas realistas en el que se estimula la inversión productiva y en infraestructura estratégica; el fortalecimiento de la seguridad pública y condiciones propicias para acelerar la implementación de las reformas estructurales.

En la elaboración del proyecto, la protección a los ingresos de las familias mexicanas y de los trabajadores quedó salvaguardada.
El 26 de octubre pasado aprobamos en el Senado de la República en tiempo y forma, una Ley de Ingresos responsable. El balance es positivo.