#Confidencial: Enrique Alfaro en campaña anti-AMLO

#Confidencial: Enrique Alfaro en campaña anti-AMLO

Enrique Alfaro, alcalde de Guadalajara, está en pie de guerra contra Andrés Manuel López Obrador, por lo que ya juró y perjuró que hará campaña para ganar la gubernatura de Jalisco el próximo año y para ayudar al candidato del Frente Ciudadano por México a ganar la Presidencia de la República. Sin embargo, la duda que brinca entre panistas y perredistas es cómo le hará, si ya anunció que en aquella entidad Movimiento Ciudadano competirá solo para quedarse con todas las canicas.

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la CDMX, abrió dos frentes de combate en su carrera por la candidatura presidencial del bloque opositor: ya advirtió a Ricardo Anaya que si no hay condiciones ni método ni claridad en el proceso de designación del abanderado del Frente Ciudadano por México, simple y llanamente se baja de la contienda y se queda en el Palacio del Ayuntamiento y, además, enfrentará una queja de Andrés Manuel López por haber aparecido en un programa de televisión, en lo que se podría considerar un acto anticipado de campaña. A ver cómo le va.

Rodrigo Medina, ex gobernador de Nuevo León, podría nuevamente regresar a los tribunales y esta vez no por peculado o lavado de dinero, sino por haber desviado recursos públicos a los Cendis controlados por la esposa del líder petista, Alberto Anaya. En PGR nos cuentan que en este caso investigan si Medina sólo sirvió de intermediario para canalizar los recursos federales o si también hubo recursos de NL en el desvío ilegal de recursos a centros educativos privados.
Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, anda muy contento por esta semana, luego de conocer la última encuesta encargada por la Presidencia de la República. Si bien la muestra coloca a AMLO y a Morena a la cabeza de las preferencias electorales, es de destacar que la suma de los simpatizantes de PAN, PRD y MC colocan al Frente Ciudadano por México muy arriba, con una diferencia real de 7 puntos porcentuales sobre Morena y 12 del PRI. 

Y en Michoacán…

Al crecimiento de los hechos delincuenciales en México se debe sumar que el sistema de procuración de justicia se encuentra prácticamente “descabezado”, ya que los tres órganos superiores que la representan, es decir, la Procuraduría General de la República (PGR), la Fiscalía Anticorrupción y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales están sin titular.

La PGR funciona con un encargado de despacho, por esa razón la reforma en materia de procuración de justicia (que se instrumentó para fortalecer y otorgar autonomía al Ministerio Público que entrará en vigor el próximo año) ha quedado truncada, porque con dicha reforma se pretendía o se pretende que formalmente el Ministerio Público se organice en una Fiscalía General de la República como un órgano público autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, de acuerdo con el Artículo 102 Constitucional modificado.

Sin embargo, con la ausencia de titulares en estos tres órganos importantísimos, se antoja considerar a la reforma del 102 Constitucional como una reforma cosmética que no tendrá consecuencias en beneficio de los gobernados.

Poco futuro tenemos en la justicia en el país: una procuración de justicia sin cabeza y un órgano de justicia encabezado por la corte muy limitado. Pobre México.

Estamos terriblemente acostumbrados y cada vez más cerca, todos tenemos a alguien cercano de lo último que hemos vivido en esta década sangrienta, porque todo apunta que este 2017 será el peor año de todos; no es una curva que vaya hacia abajo, va hacia arriba, y los expertos dicen que no hay forma, pero lo que sí hay es un desinterés por parte del gobierno de tratar de hacer algo.

El sexenio de Peña Nieto va a terminar siendo mucho más violento que el de Felipe Calderón, que ya de por sí fue violento. En este momento la cuenta de asesinatos violentos en lo que va de este sexenio ya rebasa los 119 mil, según las últimas cifras oficiales dadas a conocer. Calderón tuvo 120 mil muertos en todo su sexenio. Al sexenio de Peña Nieto le falta todavía un poco más de un año.

No podemos y no debemos aceptar la muertes violentas que estamos viviendo en México, la muerte que arrasa con jóvenes en este país. Si uno revisa las estadísticas de todos los que mueren en esta ola de violencia que padecemos, desde crimen organizado hasta violencia cotidiana, la mayoría son jóvenes, son personas cuyas edades fluctúan entre los 18 y los 30 años.

Hay que ser conscientes de eso y hay que comenzar a valorar más la vida en este país donde hemos perdido esa sensibilidad. No podemos llegar al próximo año con las instituciones de justicia descabezadas. En un escenario complicado como el que se nos viene con la cancelación del TLC, donde la inseguridad y la violencia están al alza, tener a las instituciones de procuración de justicia sin titulares es demasiado peligroso.

El Congreso tiene que cerrar el año con las reformas necesarias en materia de justicia y seguridad, porque el próximo año ya no habrá oportunidad de nada, todo lo va a confundir la dinámica de la lucha por el poder