El líder de Jaguar y Land Rover México

Raúl Peñafiel es casi mexicano, entiende no sólo de negocios sino de la cultura del país, las relaciones humanas en México

El líder de Jaguar y Land Rover México

Raúl Peñafiel es casi mexicano, entiende no sólo de negocios sino de la cultura del país, las relaciones humanas en México. Su familia no se fue a vivir con él cuando por un año salió del país a dirigir una filial de Peugeot en Medio Oriente, sino que se quedó justamente aquí a esperarlo para su siguiente reto, que hoy ha llegado. Aficionado a la lectura, es uno de los ejecutivos, que conozco, más letrados en distintos temas de la vida, así como enfocado al negocio. Yo diría que la elección de Jaguar y Land Rover ha sido exacta con él, quirúrgica, para levantar dos marcas que en el mundo crecen y aquí eran un paciente de una importadora que no sabía manejarlas.

Hoy, contar con un hombre pragmático para hacer negocios, así como visionario al tomar decisiones es la garantía al inversionista y al cliente.

Hace unas horas tuve una charla con él donde me dejó ver su estrategia para México, sencilla pero seguramente difícil de implementar. Veo que a las marcas no les queda otra que crecer, fundar la filial, lo que ha traído sus consecuencias y una de ellas es empezar su gestión con el legado que le ha dejado le empresa que importaba sus autos que al ver los números y sus precios francamente dejaba mucho porvenir desperdiciado en este mercado.

Con Raúl Peñafiel se cambia e inicia una nueva era, me imagino que es justo como cambiar una Range Rover de dos o tres generaciones anteriores, por una de la nueva generación, más eficiente, más capaz, más equipada y francamente mucho más enfocada a lo que el cliente quiere y el distribuidor puede vender.

Sus objetivos: contar con la experiencia de sus clientes en servicio, muy satisfactoria, distribuidores comprometidos y decididos a invertir en la nueva era, su reto es introducir los grandes productos que las marcas traen a nivel mundial -cantidad de ellos- en el país de manera exitosa y colaborando con el negocio de su red. Sus primeras decisiones: pasar el precio de sus vehículos a pesos, con lo que ha puesto a todos, competidores y no competidores, clientes antiguos, leales y nuevos, a hablar de las marcas inmediatamente, con una claridad de valor de cada uno de ellos y competitividad única lo que, seguramente, traerá prosperidad.

Son apenas dos meses, cumplirá su primer trimestre en México y la nueva era ha empezado. Ponga en la fórmula a un ejecutivo global que entiende a los mexicanos, el negocio automotriz, y está en una empresa llena de nuevos productos viviendo su mejor época en entrega de nuevos modelos y tecnología, desde motores hasta nuevos diseños e innovaciones, entrando a nuevos nichos de mercado y justo en donde existe mayor crecimiento en el momento como las camionetas y el lujo, añada enfoque en el negocio, un real líder para distribuidores y equipo, entonces tiene el éxito esperando por suceder en las manos de Raul Peñafiel, un ejecutivo completo.
En su plática siempre el cliente sale a relucir, sus problemas y sus necesidades, con lo cual la sensibilidad principal de negocio la conoce con lo que certifica la buena decisión de haberlo regresado a México, donde vive con su familia.

Voltee alrededor y cuente cuántos autos y camionetas Jaguar y Land Rover alcanza a ver, saque las tablas de multiplicar porque, seguramente, verá muchos más en sus áreas de influencia.

Bienvenido de regreso a México, los clientes y distribuidores hoy saben la consistencia de la nueva era, si usted tiene un vehículo de estas marcas puede vivir tranquilo, se hizo justicia a su afición por ellas, con la nueva filial y el nombramiento de una mente experimentada en el negocio automotriz a disfrutarlos en ciudad, carretera y fuera de camino.