#Política Confidencial: AMLO, “amenaza tropical”

Enrique Ochoa Reza, líder nacional del PRI, ayer dio una idea clara de la amenaza que representa para su partido el dos veces aspirante presidencial

#Política Confidencial: AMLO, “amenaza tropical”

Enrique Ochoa Reza, líder nacional del PRI, aún no sabe si en 2018 tendrá calma pero ya vio venir la tempestad, y es que ayer dio una idea clara de la amenaza que representa para su partido el dos veces aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador, a quien describió como una “amenaza tropical” durante la reunión de la Comisión Política Permanente. Aunque eso sí, no dejó claro si la descripción responde a su origen tabasqueño o a su poder de convertir la ligera depresión en el PRI en un huracán con fuerza suficiente para arrebatarle la silla presidencial a su partido.

Alejandra Barrales, presidenta nacional del PRD, prácticamente se autodestapó ayer al registrar el Frente Ciudadano por México ante el Instituto Electoral de la Ciudad de México, pues además de ser la única dirigente nacional de los partidos que integran la coalición (PAN-PRD-MC), reconoció que seguirá haciendo política por la capital, pues forma parte de su “historia política”. En el sol azteca dan por hecho que, de no tronar la alianza, Alejandra se enfrentará en las urnas a Claudia Sheinbaum el próximo año.

Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, hará un anuncio importante esta semana desde la Ciudad de México. Nos adelantan que en su estrategia para extender las simpatías a todos los sectores (ya lo hizo con jóvenes), ahora tocará a las mujeres. En el búnker panista nos comentan que la estrategia para fortalecer al Frente Ciudadano por México sigue sin contratiempos, por lo que se mantendrán apegados a los tiempos, aunque las definiciones deberán revelarse a fines de este mes.

Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores del PRI, ya aprendió la lección del jueves pasado y mañana, nos dicen, se aprobará el acuerdo para designar al nuevo Fiscal Electoral. En la Cámara alta nos comentan que Gamboa casi casi acuarteló a sus 56 compañeros para que no lo dejen colgado. Sin embargo, en el PRD amagan con volver a reventar la sesión o tomar la tribuna en caso de que el tricolor insista con quitar el candado para que se postulen aquellos que ya fueron apadrinados por partidos políticos en los últimos seis años. La sesión de este martes en el Senado… promete.

Morelia

Actualmente en nuestro país la portación de armas de fuego no es un delito grave y por eso los jueces, en la mayoría de los casos, no mantienen detenidas a las personas que son sorprendidas portándolas. Esta detención, en caso de delitos graves, es conocida como prisión preventiva oficiosa.

La Constitución establece como un derecho de todos la libertad de poseer armas en nuestros domicilios para seguridad y legítima defensa, con excepción de las prohibidas en la propia ley y en las reservadas para el uso exclusivo del Ejército en la Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional.

Pero la posesión se refiere al domicilio de las personas, mientras que la portación no explica su traslado de un lugar a otro y esto sólo puede hacerse si se tienen los permisos de las autoridades correspondientes. Cuando no se tiene este permiso, la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos dice que se debe imponer una sanción y hasta siete años de cárcel. Pero lo que en realidad pasa es que el responsable obtiene rápidamente su libertad porque en el Código Nacional de Procedimientos Penales no se establece la prisión preventiva oficiosa por este delito.

No dudamos que el código tenga objetivos claramente positivos dentro del nuevo sistema penal acusatorio, pero lamentablemente la realidad ha demostrado que en algunas ocasiones esto tiene una serie de consecuencias negativas para la sociedad. Podemos encontrar el incremento que se ha dado en los delitos donde el uso de las armas es un factor central, como el robo, las lesiones o el homicidio.

O bien, que las personas tengan en sus domicilios armas que utilizan cuando se les presentan distintos problemas que seguramente pueden resolverse sin violencia. Por ejemplo, en Michoacán, en 2016 el promedio diario de homicidios dolosos fue de 2.6, y de enero a agosto de este año fue de 2.9. Esto se explica, en parte, porque las personas deciden portar armas de fuego, al no ser considerado un delito grave, y hacen uso de ellas en situaciones cotidianas.

En nuestra entidad, el 80% de estos homicidios se cometen por razones personales, como venganzas y riñas, y el 69% se cometen con un arma de fuego. Esto significa que siete de cada diez homicidios se cometen con este tipo de armas, y la situación en otras entidades del país es aún peor.

Es verdad que la cárcel debe ser la excepción en el nuevo sistema penal acusatorio, pero también es verdad que uno de los objetivos centrales es la protección de las víctimas. Por eso, lo más recomendable es que hagamos una revisión de este delito, valorando todos los elementos con los que contamos, y tomemos una decisión sobre si la portación de armas de fuego debe considerarse o no un delito grave.