#Política Confidencial: Cravioto, sin temor

Nos cuentan que al coordinador de diputados de Morena en la Asamblea Legislativa le tiene sin cuidado esa destitución, pues ahora mismo está muy ocupado en organizar las protestas que su bancada realiza durante las sesiones del Pleno

#Política Confidencial: Cravioto, sin temor

César Cravioto, coordinador de diputados de Morena en la Asamblea Legislativa, fue dado de baja de la Comisión de Gobierno con el argumento de que no ha asistido con regularidad a las sesiones de trabajo de dicho órgano, al sumar siete las faltas que se registran sin ningún tipo de justificante. Sin embargo, nos cuentan, al morenista le tiene sin cuidado esa destitución, pues ahora mismo está muy ocupado en organizar las protestas que su bancada realiza durante las sesiones del Pleno, luego que la legisladora Flor Ivonne fuera removida de la Mesa Directiva.

Ernesto Cordero, presidente de la Mesa Directiva del Senado, sufre de bullying por parte de sus compañeros legisladores, pues fue acusado hace una semanas por “sembrar” dos votos en favor del hoy comisionado presidente del IFT, Gabriel Contreras y ayer fue señalado de favoritismos. Durante el debate para probar la convocatoria de la Fepade, el senador panista Víctor Hermosillo lo acusó de no respetar el orden de oradores para cederle la palabra a su cuate Javier Lozano, quien supuestamente le hizo señales al panista “rebelde” para que no lo hiciera esperar. Aunque en ambas oportunidades Ernesto Cordero ha aclarado el malentendido, parece que le tienen más confianza en el PRI que en su propio partido, donde no le terminan de perdonar “sus traiciones”.

José Antonio González Anaya, director de Pemex, comenzó una nueva etapa para renovar la imagen de la empresa estatal productora a fin de atraer nuevos clientes ante la apertura del mercado. Sin embargo, nos advierten algunos, el funcionario olvidó el problema principal para los usuarios, que es el robo de gasolinas en las estaciones de servicios, es decir, de aquellas estaciones que venden litros incompletos, sin contar con el problema principal, que es la industria del huachicol, que está en su apogeo.​

Morelia

Los aquí presentes, los lectores y quien esto escribe, tenemos la certeza total de que no contamos con fuero, no recibimos dieta y, aun cuando no tenemos las prerrogativas derivadas del quehacer legislativo, tenemos un solo ejercicio democrático que nos permite orientar la política y el modelo de país: nuestro voto, que es una especie de anillo del poder, que nos convierte en el Gollum de cada proceso electoral.

Gracias a nuestro voto, cada elección arriban centenares de orcos a los puestos de elección popular, y gracias a esa gracia de colocarlos en los cargos en donde se decide la vida política nacional, como es el caso de los senadores de la República, quienes en menos de un mes gozan ya –con cargo al erario– de dos tremendos puentes vacacionales, sin importarles un comino los temas prioritarios del país.

Hace ya poco más de dos meses, el 8 de septiembre, arrancó el proceso electoral; hace prácticamente un mes, el día 20 de octubre, fue removido el fiscal electoral, y dentro de menos de un mes, el 14 de diciembre, arranca la precampaña por la Presidencia de la República. ¿Y en qué circunstancia estamos? Estamos en tal circunstancia que al trípode del régimen electoral le falta uno de sus pilares.

Así arranca el proceso electoral, a ver cómo termina, pero lo paradójico de esta situación es que la narrativa del “fraude electoral” la fomentan el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo. ¿Por qué? No bromeamos con esto, ya que si bien hay magistrados, falta el responsable de perseguir los delitos electorales, porque después de que lo removió el Poder Ejecutivo, tampoco contamos con fiscal general de la nación, sino con encargado de despacho, y hasta el momento los senadores no han encontrado la fórmula correcta para establecer los términos de la convocatoria para designar al nuevo fiscal electoral.

No solamente no lo han encontrado, sino que han entrado en una suerte de parálisis, donde hace ocho días no se pudo llegar a un acuerdo porque no había quórum en el Senado de la República, y el pasado martes, bajo una supuesta solicitud de la Junta de Coordinación Política, se sacó el tema del orden del día y entonces, entre triquiñuelas y chapucerías parlamentarias, lo días corren sin que haya fiscal. Y si no lanzan la convocatoria hasta después del puente, porque ya van ahora por otro puente, el del 20 de noviembre, será hasta la semana entrante cuando se vuelva a tratar el asunto. Así las “prioridades” de nuestra clase gobernante.