Fumando espero… el futuro que queremos

México vive un clima de discriminación positiva hacia los fumadores, donde éstos tienen los mejores lugares disponibles en los sitios públicos

Fumando espero… el futuro que queremos

Ahora que se prepara la Ley de Ingresos, cobra relevancia un informe reciente del Instituto Nacional de Salud Pública y la Secretaría de Salud, donde propone un medio para ahorrar casi 30 mil millones de pesos: prohibir, y hacer cumplir tal prohibición, del consumo de tabaco en México.

Si un restaurante tiene jardín, éste se reserva a los fumadores. Si hace fila en algún sitio, más le vale que fume. México vive un clima de discriminación positiva hacia los fumadores, donde éstos tienen los mejores lugares disponibles en los sitios públicos, como consecuencia del cumplimiento parcial a la Ley General Antitabaco. Esta discriminación positiva beneficia a restaurantes y otros sitios públicos, pero afecta al país completo en algo tan sustancial como sus ingresos futuros.

El informe, intitulado Ambientes libres de humo: Paquete de evidencia para la implementación de políticas de control del tabaquismo en México, recurre a la técnica prospectiva de escenarios para, con base en evidencia, plantear tres alternativas hacia el futuro del consumo de tabaco en México.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, el tabaquismo ocasiona un año cualquiera, 49 mil muertes y 75 mil millones de pesos en gastos de salud (0.5% del PIB).

La Organización Mundial de la Salud ha acuñado el acrónimo MPOWER para designar una intervención con base en seis elementos, M para Monitorear el consumo de tabaco y la aplicación de políticas de control, P para proteger a la población de la exposición al humo, O para ofrecer ayuda a los adictos a esta substancia, W para advertir (warn) de sus riesgos, E para reforzar (enforce) las prohibiciones de publicidad, y R para elevar (raise) los impuestos al tabaco.

Con base en este marco de referencia, el INSP y Salud evalúan que México cuenta con una legislación que parcialmente prohíbe el consumo de tabaco en algunos lugares públicos, y estima que el grado de cumplimiento de la norma se encuentra en un 30%.

Con estos antecedentes, genera tres escenarios. Escenarios son narrativas de futuro dados ciertos elementos según la información conocida y aquella que es incierta para los años por venir. Son previsiones acerca de lo que puede suceder, y por tanto resultan cruciales para cualquier ejercicio de planeación estratégica.

Los tres escenarios son a) seguir igual, b) mejorar el acatamiento actual de la norma, c) pasar a prohibición completa. Si las cosas siguen igual, se evitarán 5 000 muertes y habrá un ahorro de 7 mil millones de pesos en los próximos 10 años. Si en cambio, hay prohibición completa, se evitarán 20 mil muertes y habrá un ahorro de casi 30 mil millones de pesos en gastos sanitarios.

Según la OMS, más de la mitad de las personas iniciaron en el consumo problemático de tabaco antes de los 18 años, y 1 de cada 4 personas, antes de los 10 años. Esto sucede por la efectividad de la publicidad y la promoción de fumar. Así que una medida inmediata es la prohibición completa, en cualquier espacio, de la promoción y publicidad de tabaco. Si queremos ahorrar muertes y dinero.