¿Ante la salida de Carstens del Banxico, hay riesgos que afecten la economía mexicana?

Cartens se desempeñó como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de 2006 a 2009, justamente cuando el mundo fue azotado por una severa crisis internacional, crisis que nuestro país resistó

¿Ante la salida de Carstens del Banxico, hay riesgos que afecten la economía mexicana?

Agustin Cartens es uno de los personajes más importantes en el mundo económico nacional en la actualidad y con renombre a nivel mundial; es Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, cuenta con una maestría y un doctorado en la Universidad de Chicago.

Cartens se desempeñó como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de 2006 a 2009, justamente cuando el mundo fue azotado por una severa crisis internacional, crisis que nuestro país resistó gracias al manejo económico de la administración de Felipe Calderón; en 2009, se convirtió en el Gobernador del Banco de México. Su experiencia y gran trabajo redundó en que en 2015, los miembros del Comité Monetario y Financiero Internacional (CMFI), órgano rector de las políticas del FMI, lo eligieron como presidente para un período de tres años, por lo que el Dr. Carstens dejará su cargo en los próximos días.

La situación económica en México se ha agravado, prueba de ello es que la inflación en enero del 2010 era de 4.46% y en noviembre 2017 queda en 6.37%, si hablamos de la tasa de interés en el 2010 era de 4.25% y ahora en Noviembre del 2017 se mantiene en 7.00%, finalmente el tipo de cambio en enero del 2010 estaba en $12.48 por dólar, hoy se encuentra en $19.00. La duda es, ¿Qué tanto tiene que ver en ello la política monetaria implementada desde Banxico?

El mandato que tiene el Banco de México es el de mantener una inflación controlada, desde hace años que el tipo de cambio se desreguló y al ser de libre flotación ya no es la prioridad del banco. En este sentido, la siguiente pregunta es si la inflación actual es peligrosa o manejable. La realidad es que aunque ha sido moderada y se mantiene en un solo dígito, lo preocupante es la tendencia a la alza, particularmente en el último año. Las tasas de interés que son la herramienta por la que el Banco logra sus objetivos dependen en gran medida no sólo de lo que ocurra en México sino de las definiciones tomadas en la FED en Estados Unidos. Por eso las tasas han aumentado.

El Banco de México es un importante ente institucional que debe ser, según nuestra Carta Magna, autónomo en el ejercicio de sus funciones pues tiene la finalidad de proveer a la economía del país de moneda nacional, instrumentar la política monetaria con el objetivo prioritario de procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, promover el sano desarrollo del sistema financiero y propiciar el buen funcionamiento de los sistemas de pago.

La salida de Carstens del Banco de México al ser nombrado Gerente General del Banco de Pagos Internacionales representa una distinción para nuestro país al reconocer la capacidad y liderazgo del ex gobernador del Banco de México, pero al mismo tiempo abre un importante reto para nuestro país, particularmente en materia de la autonomía de Banxico.

El próximo Gobernador de Banxico debe ser un economista experimentado con dominio técnico en materia de política monetaria, que sepa que la operación y toma de decisiones con total autonomía es la pieza fundamental para el desarrollo de sus funciones.

Banxico es un pilar de la política económica del país, las decisiones que ahí se toman afectan o benefician la forma de vivir de millones de ciudadanos, por es primordial considerar que el próximo gobernador sea capaz de enfrentar escenarios de incertidumbre y con mucha presión sobre la inflación y el tipo de cambio; primero por las elecciones en 2018, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América Del Norte, la reforma fiscal que discute el Congreso estadounidense, los recursos para atender daños de los últimos desastres naturales como los huracanes y los sismos del 7 y 19 de septiembre, además de la fortaleza del dólar en los mercados internacionales y cualquier evento geopolítico que pudiera hacer fluctuar los términos de intercambio.

Lo cierto es que el legado del Dr. Carstens al frente de Banxico fue su contribución en el fortalecimiento de su autonomía y su seriedad que consolidó la certidumbre depositada en Banxico, podemos sentirnos orgullosos de tener una institución que es referente en el mundo y que incluso busca ser emulada. Su legado quizá sea también haber logrado que su ausencia no se sienta, gracias a la madurez institucional alcanzada.

En el Senado de la República estamos listos para iniciar, en caso de que sean externos al Banco, el análisis de los perfiles que envíe el Ejecutivo Federal. Estoy convencida que el Senado debe ser ese contrapeso eficaz al Presidente y ser críticos por el bien de México como lo hemos sido en el caso Fiscal General y el Fiscal Electoral.