Opacidad, corrupción, impunidad

En corrupción, México ocupa el primer lugar entre los países que conforman la OCDE

Opacidad, corrupción, impunidad

En la columna anterior, a propósito del Día Internacional contra la Corrupción, revisamos las terroríficas cifras de este fenómeno en México. Nos va mal en el tema: dentro de los países de la OCDE, los índices nos colocan en el primer lugar entre los más corruptos.

Ese mismo día, las organizaciones Impunidad Cero y Transparencia Mexicana presentaron el Coeficiente TAI, un instrumento estadístico que mide el desempeño de los estados de la República en cuanto a transparencia, anticorrupción e impunidad. Son las siglas de TAI. ¿Qué dicen sus resultados?

Para estimar la opacidad en las entidades federativas, utilizan la Métrica de gobierno abierto 2017 elaborada por el CIDE. ¿Qué es lo que se considera en transparencia? Por un lado, qué tan transparentes son los funcionarios obligados a serlo, y por otro, qué tanto pueden participar los ciudadanos en los procesos y en las decisiones públicas dados los mecanismos de participación con los que cuentan.

Al respecto, Querétaro, Tlaxcala y Nayarit resultan los más opacos. Ciudad de México, Guanajuato y Jalisco los más transparentes.

La intención del Coeficiente TAI es que no leas los indicadores por separado, que los interpretes considerando los tres elementos. ¿Por qué? Te pongo un ejemplo: porque si tienes un estado muy transparente, es decir, que toda la información la tienen en sus portales a la luz pública, todo se ve, pero no puedes hacer nada con esa información, no hay persecución contra las irregularidades, entonces lo que tienes es impunidad… por muy transparentes que sean.

Además, es común que los gobernadores, cuando salen bien en un indicador y no en otro, solo te presentan las buenas noticias. Por ello, la importancia de leerlos en conjunto.

Así, vamos al siguiente elemento del coeficiente. Me refiero al nivel de corrupción, el cual se construye con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental del Inegi. ¿Qué es lo que se mide? el número de víctimas de corrupción, por cada 100 mil habitantes, en trámites y servicios públicos.

Justo son los datos referidos en la columna anterior: los peores resultados los obtuvieron Morelos, Sinaloa y Chihuahua. Los menores índices de corrupción se encontraron en Zacatecas, Veracruz y Nayarit.

Por último, lo que tenemos son los resultados de impunidad. Este indicador se construye con el Índice Global de Impunidad México elaborado por la UDLAP. Aquí se consideran tres aspectos: la disponibilidad de recursos –materiales y humanos– de los sistemas de seguridad y justicia, su funcionalidad y la cifra negra.

En cuando a impunidad, los peores evaluados son Quintana Roo, el Estado de México y Baja California. Los mejores evaluados son Campeche, Nayarit y San Luis Potosí.

En este contexto, el peor escenario para el país sería que fuese tan opaco como Querétaro, tan corrupto como Morelos y con un nivel de impunidad tan alto como el de Quintana Roo. Échele un ojo a los resultados del Coeficiente TAI por estado. Son muy interesantes.

Como siempre, una de las muy buenas noticias es que ya tenemos el diagnóstico. Ya sabemos dónde está el problema. Trabajar sobre él… ahí está el detalle.