El control de la verdad

Las cadenas de televisión, radio, y diarios impresos y digitales sufren presiones importantes del PRI-gobierno

Por David Olivo

Si algo caracteriza a los gobiernos priistas es su intento permanente de controlar a los medios de comunicación. Lo mismo en Hidalgo, que en Coahuila, el Estado de México o que en la Ciudad de México, las cadenas de televisión, radio, y diarios impresos y digitales sufren presiones importantes del PRI-gobierno.

La estrategia es simple, pero contundente: pactan pautas publicitarias anuales, cierran la llave de los recursos durante todo el año y a finales de cada ciclo liberan los recursos comprometidos. Si algún medio se atreve a “salirse del redil”, simplemente lo dejan sin recursos, por cierto públicos, tanto los que gasta el PRI como los que salen desde Los Pinos.

Si bien el tema lo reveló el 25 de diciembre pasado el influyente The New York Times, no es la primera vez que un medio internacional hace una crítica al gobierno de Enrique Peña Nieto de tratar de controlar la información que difunden los grandes medios nacionales.

El 19 de enero, el Chicago Tribune también sacó el reportaje “Los medios de comunicación y su control por el Estado”, el cual, al igual que el Times, revela los grandes gastos del gobierno federal en pautas publicitarias en los medios informativos.

El fin de gastar miles y miles de millones de todos los mexicanos en esta artimaña de Peña Nieto es una sola: controlar a los medios de información, controlar los contenidos, destacar el trabajo gubernamental, censurar la información crítica e, incluso, dictar el titular de la noticia principal en algunos impresos.

Y si los grandes medios informativos nacionales están sometidos al control y la censura del gobierno, en los estados que gobierna el PRI la situación es peor, pues si no se alinean simple y llanamente desaparecen.

Esta realidad es preocupante y a la vez resulta irrisorio leer el mismo encabezado de dos medios nacionales el mismo día o es increíble que muchos medios le apuesten a sacar “forzosamente” la foto de Peña Nieto en sus portadas, destacando verdades a medias o simplemente desinformando.

De acuerdo con datos de Fundar, un centro de análisis de transparencia, en los cinco años del actual sexenio esta administración peñista se ha gastado la estratosférica cantidad de 360 mil millones de pesos, de recursos públicos, en pautas publicitarias del gobierno federal.

Lo anterior no significa otra cosa que una medida costosísima para controlar las líneas editoriales de la mayoría de los medios de comunicación del país y permitir que funcionarios federales y estales dicten las noticias y exijan a los medios los temas que deben informar y cuáles no deben tocar.

El reportaje del Times es preocupante en materia de libertad de expresión, pues según entrevistas con ejecutivos, directores y periodistas, el 68% de los comunicadores admiten que son censurados.

Sin embargo, el PRI-gobierno no entiende que para que la sociedad pueda ser un buen crítico de su actuar y, por tanto, un factor constante en el proceso democrático, no se requiere que toda la prensa difunda las mismas noticias, pues nadie las cree ni las lee.

Se requiere de una opinión pública caracterizada por la diversidad de la crítica, lo que se logra cuando el sistema de información de un país presenta dos elementos esenciales: Libertad de información que implica la posibilidad de que los medios transmitan la información que consideren pertinente y pluralidad mediática que requiere la existencia de suficientes medios de comunicación para que se puedan presentar a la sociedad diversas corrientes ideológicas y políticas.

El PRI-gobierno piensa que los mexicanos vivimos en la época de José López Portillo, pero la verdad es que la inmensa mayoría ya no les creen, ya no se tragan las noticias que manipulan desde Los Pinos o desde las oficinas de gobierno. La verdad es que la población está harta de las Fake News, de las selfies de Peña Nieto y de los intentos absurdos por tratar de controlar la verdad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo