Convierte el 2018 en tu año de logros 

La curva de la motivación comienza alta y de forma natural, va descendiendo en la medida en que pasa el tiempo

Por Ismael Cala

Cada mes de enero, los gimnasios rompen récord de inscripción de nuevos asociados que, producto de los excesos de las fiestas y como parte de sus resoluciones de Año Nuevo de incorporar a sus hábitos la rutina del ejercicio, se apuntan para comenzar con esa saludable costumbre. Según una encuesta realizada por la British Military Fitness y publicada por la BBC, para el final de ese mes, el 80% de los ingleses habrán desertado. 

¿Por qué sucede esto? ¿Qué está faltando para integrar no sólo la disciplina del ejercicio sino cualquier otro propósito de beneficio para nuestra vida? Desde el punto de vista psicológico, la curva de la motivación comienza alta y de forma natural, va descendiendo en la medida en que pasa el tiempo.  

Sería inexacto decir que no hay decisión en las personas cuando se plantean sus propósitos para los siguientes doce meses al son de las campanas que despiden el año anterior. Considero que lo que sobra en esos momentos es el poder de decisión. Lo que se requiere para pasar de la resolución de Año Nuevo a integrarlo a nuestro día a día es el verbo “acción” sólo así podemos alcanzar la tan ansiada determinación de persistir e insistir hasta alcanzar nuestros objetivos. 

Como sucede muchas veces en otros ámbitos de nuestra vida, la brecha viene cuando nos toca ejecutar la estrategia que planteamos y en el camino perdemos el empuje y la gasolina para cumplir nuestras metas, en este caso, en materia de acondicionamiento físico, pero que podría extrapolarse a cualquier otra área de nuestra existencia.

Todo comienza en nuestra mente, es allí en donde están nuestras creencias, desde donde se forman nuestros hábitos y se generan las emociones. Las emociones  nos predisponen a la acción: si tengo miedo o estoy triste, puedo paralizarme o actuar impulsivamente, pero si estoy alegre y conectada/o con la abundancia y las ganas, mi cuerpo se predispone a tomar acción y al hacer. 

¿Qué creencias y qué emociones han limitado tu poder de acción hasta ahora?

¿Qué nuevas creencias y hábitos necesitas instalar dentro de ti para lograr tus propósitos y tu bienestar?

Mi invitación para revertir esta tendencia y no ser parte de las estadísticas de abandono es hacerte de herramientas que te permitan autodescubrirte y sacar todo el potencial que está dentro de ti. 

Acércate a esta comunidad de nuevos líderes que invierten en su crecimiento personal. El Método C.A.L.A de Vida (Constante Aprendizaje para el Liderazgo en Acción) es un sistema que he venido desarrollando en los últimos dos años. A través de él fomentamos la expansión de conciencia y damos herramientas, desde mi filosofía de creer, crear y crecer, que te permiten escalar a otros niveles para evolucionar en medio de un mundo de constantes cambios. 

 ¡Diseña tu plan de acción y con determinación traza tu camino de resolución y alcanza tus metas para este 2018! 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo