Justicia y respeto a la ley exige Morena

Han sido sistemáticas las agresiones cometidas en la delegación Coyoacán en agravio de militantes de Morena

Por César Cravioto

Este miércoles 3 de enero de 2018, un grupo de golpeadores conocidos por los vecinos como los Buitres, presumiblemente al servicio del PRD y de las autoridades de la delegación Coyoacán atacaron, de forma salvaje, en las colonias Villa Quietud y Ajusco, a los asistentes a dos actos de precampaña de Morena.

No son nuevas, por el contrario, han sido sistemáticas las agresiones cometidas en esa demarcación en agravio de militantes de Morena. Por ejemplo, en agosto pasado un equipo de porros arremetió contra una brigada de información del partido, y el 15 de diciembre, de nueva cuenta, esa vez en la céntrica plaza del Jardín Hidalgo, morenistas sufrieron el embate de pandilleros.

Pero la extrema violencia perpetrada el 3 de enero rebasa la caracterización de los delitos del fuero común, para enmarcarse en la esfera del crimen organizado.

Tan es así, que sobre decenas de ciudadanos, incluidos niños, mujeres y personas de la tercera edad, los sicarios lanzaron rocas, piedras, sillas, huevos y petardos, al tiempo que acometían a golpes y patadas, con saña desmedida, contra los indefensos asistentes a la reunión.

En la vandálica agresión resultó herido, entre otros, el reportero de La Jornada, Ángel Bolaños Sánchez, quien sufrió heridas en la cabeza y un esguince cervical. Siendo de por sí lamentable este suceso, lo es aún más el fallecimiento de la señora Martha Patricia Reyes Tenorio, luchadora social, cuya familia perdió a dos pequeños de once y seis años en los multifamiliares de Tlalpan durante el sismo del 19 de septiembre.

Ante el ataque, Doña Martha Patricia buscó refugio en un módulo de seguridad, pero hasta ahí llegaron los agresores para hacer estallar una serie de petardos.

A pesar de que el gobierno capitalino insiste en que su muerte obedece a razones naturales, es evidente –con independencia de los males que hubiera padecido–, que su defunción se desencadenó por la angustia que le causó la embestida de los vándalos.

En consecuencia, el grupo parlamentario de Morena en la Asamblea Legislativa presentó dos denuncias penales –por lesiones que tardan en sanar más de 15 días y ponen en riesgo la vida, por disturbios y por tentativa de homicidio– en contra de los responsables de las agresiones consumadas por grupos de choque y funcionarios del PRD de la delegación Coyoacán.

En las denuncias solicitamos a la Procuraduría capitalina que investigue los probables vínculos entre los agresores con los exdelegados Mauricio Toledo y Valentín Maldonado y con Ulises Bravo Molina, actual encargado del despacho.

Porque es bien conocido que Mauricio Toledo, hoy diputado local, es el cacique político de esa demarcación. Que ahí, sin su consentimiento, no se mueve una hoja. Él pone y quita delegados, directores y subdirectores, impone legisladores y goza de poderosas influencias en el gobierno central.

Se siente intocable. Y hasta la fecha lo ha sido.

En las denuncias, las cuales ratifiqué ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, señalamos con nombre y cargo a los agresores, todos ellos funcionarios y empleados de la demarcación.

De tal modo podemos comprobar, con base en cientos de fotografías y en siete videos sobre los referidos sucesos, tomados por vecinos, militantes de Morena y medios de información, que entre los delincuentes se encuentra Luis Ernesto Escalona Ruan, subdirector de Brigadas de Coordinación y Emergencias en la demarcación, quien asimismo fuera subdirector de Desarrollo Personal y Política Laboral durante la gestión de Mauricio Toledo.

Presentamos pruebas documentales que comprueban que Yolanda Antúnez Reynoso, jefa de la unidad departamental en Desarrollo Tecnológico participó en el ataque orquestado muy probablemente por las autoridades de Coyoacán.

Y que en la agresión también intervinieron Karina Flores Delgado y Leticia Burgos González, la primera jefa de Participación y Desarrollo Social de los Culhuacanes con Toledo, quien en la actualidad labora como funcionaria de la Asamblea, y la segunda como jefa departamental de Servicios Generales y Apoyos Logísticos de la demarcación del sur capitalino.

Así como Juan Luis López Zamora y Georgina Zúñiga, trabajadores en la Nómina 8 de la administración coyoacanense, además de Josefina Palomino y Verónica Pérez, en la misma categoría laboral.

Tenemos constancias de la participación de:

Carmen Yusif, Alicia Estrada Cruz, Erick Fonseca, Raquel Antúnez Reynosa, Martín Santa Cruz Delgado, María Cristina Santa Cruz Delgado, Amalia Leticia Peralta Cruz, Araceli Ruiz Apolinar, Wendy Arriaga Cisneros y Ernesto Flores Ramírez, entre otros.

Cabe subrayar, asimismo, que aunque hoy lo niegue, el gobierno capitalino había sido informado con antelación de los eventos que realizaríamos, incluidos varios funcionarios muy cercanos al jefe de Gobierno, pero aun así ningún grupo policiaco se presentó para evitar este grave atentado a la libre manifestación.

En las autoridades capitalinas recae la responsabilidad de ponerle fin, de una vez y para siempre, al sinnúmero de tropelías que ha caracterizado a esa demarcación en las gestiones de Toledo y sus subordinados.

Cabe recordar, al respecto, que las denuncias contra éste por el uso de grupos de choque no son novedosas, sino que datan de anteriores comicios. En efecto, en mayo de 2015, Bertha Luján, entonces candidata de Morena a la jefatura delegacional, le exigió a Toledo detener las agresiones de los colaboradores de éste, quienes llegaron al extremo de disparar armas cargadas con balines.

Los candidatos a la jefatura delegacional del PAN, Panal, Partido Humanista y Movimiento Ciudadano también denunciaron haber sido amenazados y agredidos por quien a la sazón era jefe delegacional de Coyoacán.

Por eso, ante la convocatoria de Miguel Ángel Mancera a los partidos políticos para firmar el lunes 8 de enero un pacto de civilidad que garantice la gobernabilidad durante el proceso electoral, Morena le responde que primero deben investigarse los sucesos del 3 de enero y castigar a los responsables.

Como al respecto advirtió Claudia Sheinbaum:

“Para cumplir con la ley no se necesitan pactos. Morena ha actuado en el marco de la ley y de forma pacífica. Pedimos justicia y que se garantice la libertad política”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo