Urge aplicar a candidatos el polígrafo y evaluarlos física y mentalmente

Urge aplicar a candidatos el polígrafo y evaluarlos física y mentalmente

En muchas ocasiones y quizá un tanto cuanto sarcástico, he comentado de la necesidad que se les apliquen los exámenes de control y confianza a los aspirantes a un cargo de elección popular; sí, esos que se les realizan a los elementos policíacos, para que puedan encargarse de la seguridad pública de los ciudadanos. Sin embargo, hoy más que nunca, estoy convencido que es realmente necesario que los partidos políticos nos garanticen que cualquiera de sus postulados a una aspiración electoral, sea gente honorable, congruente y con principios, y que utilicen todos los candados posibles para lograrlo.

¿Qué son los exámenes de control y confianza?

Pero vamos por partes, de acuerdo a las autoridades federales, “el examen de control de confianza se compone de cinco evaluaciones, las cuales contribuyen a verificar que el personal activo actúe dentro del marco de conducta que dicta la normatividad institucional, así como el personal de nuevo ingreso se apegue a los principios institucionales de acuerdo al perfil de puesto; derivado de ello en su caso se emite la certificación correspondiente”.

De entrada se les investiga la carta de antecedentes no penales a través del registro en el Sistema Nacional de Información que forma parte de Plataforma México, después de esto, el desglose de estás evaluaciones serían las siguientes:

Examen toxicológico

Este primer paso es el único autónomo, lo que significa que si el evaluado sale positivo en consumo de drogas, automáticamente es descalificado para continuar con el resto de los exámenes. Una persona que ingiere drogas, no está capacitado para tomar decisiones adecuadas bajo presión.

Evaluación médica

Un punto importantísimo, pero que no descarta a los elementos para desempeñar algunas labores. Por ejemplo, si el evaluado no pasa el examen médico, quizá no esté apto para los operativos de detención de delincuentes, pero si podría laborar en trabajos de oficina e investigación de escritorio.

Evaluación psicológica

Conocer si un elemento tiene el control de impulsos, el manejo adecuado de la violencia y saber si su perfil encaja para incorporarse a la policía, es básico para aprobar su incorporación.

El polígrafo

La aplicación del ‘detector de mentiras’ es uno de los filtros más destacados, ya que monitorea y registra los cambios fisiológicos relacionados con la mentira, como lo son alteración de la frecuencia cardiaca y patrones en la respiración. En pocas palabras, saber si no estamos ante un mentiroso, que mucho afectaría a las corporaciones, al utilizar una placa de policía, solo para sus intereses personales.

Exámenes socioeconómicos y visita domiciliaria
Saber cómo vive el elemento aspirante, propiedades, cuánto gana y qué estilo de vida tiene, es muy importante para las autoridades, porque un policía que tiene un salario decoroso, no le alcanza para comprarse vehículos de lujo, motocicletas del año y/o casas en los más lujosos desarrollos inmobiliarios.

¿Se imagina si todo lo anterior se les aplicara a los candidatos?

Son preguntas serias, ¿se imagina aplicar a candidatos, hombres y mujeres el polígrafo?, ¿las evaluaciones toxicológicas, médicas y psicológicas?, ¿conocer su entorno socioeconómico antes de que lleguen a un cargo de elección popular?

Y es que un político que no se encuentra apto para gobernar, legislar o aplicar la Ley, debería ser detectado previo a que se meta a la contienda electoral; usted lo sabe perfectamente amable lector, ¿cuántos candidatos han desfilado diciéndonos mentiras, prometiendo de todo y cumpliendo nada?, ¿cuántos han pactado con la delincuencia, afectando así todo nuestro entorno y desarrollo?, ¿cuántos han hecho daño irreparable a las arcas públicas, dejando un caos financiero que nos afecta a todos?

Yo no sé si al aplicar estas evaluaciones, hubiera llegado un Javier Duarte a gobernar Veracruz, un Vicente Fox a ser presidente de México, un René bejarano a la Asamblea Legislativa de CDMX, un Roberto Borge a gobernar Quintana Roo, y en el caso Michoacán, ponga usted nombres y apellidos, la lista es extensa.

Si parte de estas evaluaciones de aplican en las empresas para las contrataciones y en su totalidad en los cuerpos policíacos, no veo el por qué no se implementen en contiendas electorales, bien manejadas y supervisadas por PGR, PGJE, INE, IEM y los propios representantes de los partidos políticos.

Que se les apliquen a José Antonio Meade, AMLO, Ricardo Anaya, Jaime Rodríguez “El Bronco”, Margarita Zavala y a todos los que estén en la contienda federal; en lo que respecta a Michoacán, de igual forma, a Marko Cortés, Carlos Torres Piña, Antonio García Conejo, a Alfonso Martínez Alcazar, a Carlos Quintana, Ernesto Núñez, Daniela de los Santos, Luisa María Calderón, Raúl Morón, Fausto Vallejo y Daniel Moncada, entre muchos otros que andan en búsqueda de un cargo de elección popular. ¿Alguien diría que no?, posiblemente diga que no, el que tenga algo que ocultar.

Urge dejar la simulación a un lado y tomar nuestra responsabilidad para dar un rumbo adecuado a nuestro país, y en gran medida es una sociedad participativa y responsable, pero también candidatos que tengan altura de miras y que sean congruentes, honorables y con vocación de servicio. Y por supuesto, evaluados previa, durante y posterior a sus mandatos.