Los partidos tiraron su ideología a la basura

Al paso de los años, muchos políticos han perdido cualquier interés en ser parte de una ideología que los defina, al contrario, han salido de un partido para entrar a otro, aun cuando sean radicalmente opuestos

Los partidos tiraron su ideología a la basura

La ideología de los partidos políticos debiera ser la base fundamental para identificarse con sus electores. Los políticos que pertenecen a las diferentes fuerzas que nos representan estarían obligados a seguir sus ideales. Ellos fueron postulados por partidos y les deben, al menos, ser coherentes con sus principios, lejos de eso vemos a la clase política saltando de un lugar a otro como chapulines, chapulines que se multiplican en la época electoral.

Al paso de los años, muchos políticos han perdido cualquier interés en ser parte de una ideología que los defina, al contrario, han salido de un partido para entrar a otro, aun cuando sean radicalmente opuestos.

Hay chapulines en todos los partidos políticos, de todos los colores, nadie se salva. La falta de democracia interna en los partidos ha hecho que pocos grupos definan el rumbo de las candidaturas y de los aspirantes. En ocasiones muchos políticos se ven obligados a salir de las filas de algún partido, eso no sería el problema, en ocasiones no tuvieron opciones. Lo lamentable es que salgan de una institución política para apoyar a otra completamente diferente, que olviden los principios y las críticas que hacían al de en frente con tal de encontrar cabida en otro lugar aspirando a una candidatura, cuota o cargo.
Esto lo hemos visto en todos lados, por ejemplo, Manuel Barlett, ex secretario de Gobernación priista, donde militó por más de 40 años hasta que un día a sugerencia de López Obrador se fue al PT, hoy es senador. Dante Delgado, quien también fue priista, incluso llegó a ser gobernador interino de Veracruz por ese partido, posteriormente fundó el Partido Convergencia y ahora Movimiento Ciudadano, quien va en alianza con el PAN.

Y finalmente López Obrador, quien también fue priista durante muchos años, ex dirigente estatal en Tabasco, posteriormente fundador del PRD, donde fue dirigente y candidato presidencial, ahora Presidente, fundador, candidato y único dueño de Morena.

Es por ello que los ciudadanos señalamos que todos los políticos son iguales, porque nos sentimos cansados y muchas veces engañados. Sería injusto creer que todos son lo mismo, hay políticos honestos en todos los partidos, sin embargo, hoy por hoy, la clase política se encuentra desacreditada y en buena medida es por la falta de coherencia en su toma de decisiones.

Con los partidos es la misma historia, hoy las alianzas electorales se han convertido en agencias de colocación y no en oportunidades para encabezar temas de interés ciudadano. Es incomprensible la unión entre el PAN y el PRD o entre Morena y el PES. Las supuestas izquierdas con las derechas. Con este tipo de alianzas no hay oportunidad para debatir temas que quedan inhabilitados por lo incompatible de sus ideologías.

Derechos sexuales, igualdad de género, debate sobre legalización de las drogas, matrimonios igualitarios, entre otros, quedarán fuera de sus propuestas porque las alianzas no permitirán que se discutan, ya que no son compatibles con los principios de los partidos.

No importa entonces lo que sea relevante o no para nosotros, porque los políticos tienen su agenda, porque sus partidos están en alianzas con quien no comparten principios, pero con quienes les darán votos, votos a costa de su ideología, esa ya la tiraron a la basura.

Últimas palabras

El INE señaló que casi la mitad de las firmas de Jaime Rodríguez “El Bronco” tiene alguna inconsistencia. Aunque haya logrado la meta, si detectan trampa debieran negarle la candidatura.