Toyota y las 24 horas de Le Mans

Fueron tres días de suspenso, emoción y adrenalina que se vivieron en el circuito de la Sarthe

Por Guillermo Lira
El señor Akio Toyoda y Alex Wurz, piloto austríaco que también ha corrido con Toyota en el WEC./Toyota
Toyota y las 24 horas  de Le Mans

Hoy quedó claro que la mejora continua, el sentimiento de logro en equipo y el siempre mirar hacia adelante, permean a toda la filosofía de Toyota: ser confiable, ser mejor. Si bien, aún no se le da subirse al pódium como ganador de las 24 Horas de Le Mans, la carrera más demandante del mundo, conocida como “La madre de todas las carreras”, lo que sí le ha traído es sentimiento de unión.

 
Todos ya sabemos que este 2017 pasará a la historia como el año que sólo acabaron dos autos de la máxima categoría, la LMP1, estuvieron a punto de no acabarla, pues ambos autos sufrieron descomposturas en sus sistemas y estuvieron más de una hora en los pits, pero si no fuera por ellos, ningún Porsche o Toyota hubiera acabado, pues los demás abandonaron. Aquí nos queda pensar que el promotor deberá avivar a más equipos para tomar competencia por la categoría mayor.

Eléctricos e híbridos

 

Justo acababa la carrera cuando Akio Toyoda, mandaba un mensaje donde se leía que sus equipos le habían pedido estar ahí para disfrutar del triunfo, pero humildemente decía que los autos que les puso en las manos no estuvieron a la altura, pero felicitaba a los equipos por su gran esfuerzo.

“En este momento quiero dar las gracias a los fans que creyeron en la victoria de Toyota. Estoy triste de que no pudimos cumplir el sueño, pero les aseguro que Toyota sigue buscando el día que juntos sí podamos sonreír”; ese fue su mensaje, y agradeció a Porsche por considerarlos un buen equipo a retar y los felicitó.

¿Qué pasa con la tecnología híbrida?

 

La máxima categoría limitada a mil caballos es híbrida por excelencia. Desde que Audi pasó con triunfos y triunfos con sus motores a diésel que demostraron fiabilidad durante casi una década, pasamos a la era híbrida donde la magia de la electricidad y motores de seis y cuatro cilindros hacen la mancuerna con una tecnología que recupera energía y la usa a máxima velocidad y en 24 horas.

 

Akio Toyoda se refiere a esto así: “mientras la tecnología híbrida ha avanzado mucho en el serial de resistencia de la FIA y comprobado su éxito en las fechas donde se corre seis horas, aún no esta 100% para las 24 horas de competencia, Le Mans es un laboratorio invaluable para seguir con los retos de este tipo de tecnología y su puesta a prueba en condiciones extremas”.

 

“El poder de la electricidad es absolutamente necesario; hoy en día para tener una presencia más emotiva en los autos, haremos los productos que realmente les hagan sonreír a nuestros autos y seguiremos en nuestra búsqueda de hacer cada día mejores autos”.
Así se seguirán desarrollando las tecnologías y aunque terminaron dos autos, uno de cada marca, estuvieron a punto de no acabar o de sólo llegar uno de seis que iniciaron, las demás fórmulas como la LMP2, estuvieron a punto de ganar, nada raro si el ganador pasó más de una hora en arreglos.

Retos

 

Ambos fabricantes, tanto Porsche –que ganó– como Toyota que tomó el segundo lugar, están desarrollando los autos híbridos y eléctricos del futuro. Por un lado, Porsche tuvo en su mensaje principal que está desarrollando el deportivo del futuro y Toyota los mejores híbridos y soluciones, mientras celebraba los 20 años del auto mejor vendido en el mundo, el Prius. Seguramente muchos más los siguen y lo mejor que le puede pasar a este serial sería que hubiera más marcas compitiendo. Veremos si alguien se anima a ponerse frente a estos dos gigantes de investigación, velocidad y desarrollo en 2018.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo