Hyundai Accent 2018: manéjalo y disfrútalo

El nuevo integrante de la familia Hyundai se llama Accent y presume de una nueva generación; ¡nos gustó y mucho!

Por Mario Rossi

En un trayecto de más de 600 kilómetros por el Bajío, Hyundai presentó a los medios especializados el nuevo Accent, un vehículo que, si es usted un seguidor de la firma, recodará que ya estuvo presente por otras tres generaciones en nuestro mercado de la mano de una marca estadounidense y bajo diferentes nombres. Por cierto, con muy buena trayectoria y comentarios.

Ahora, la verdadera dueña del desarrollo, producción y comercialización del auto, Hyundai, lo presenta en territorio nacional con importantes cambios mecánicos, estéticos, dinámicos y de equipamiento bastante interesante, lo que se traduce en un vehículo listo para triunfar dentro del segmento de los subcompactos de tres volúmenes más peleados en México.

Por fuera

En el exterior, el Hyundai Accent presenta un diseño icónico, una expresión contemporánea del concepto Fluidic Sculpture. La parrilla en cascada con acabado cromado, le confiere un sello distintivo de la firma, transmite elegancia y deportividad. Además, en el exterior incorpora luces diurnas (DRL) y faros de halógeno. También cuenta con manijas y detalles cromados, espejos con luces direccionales y rines de acero de 15” o de aluminio de 15” y 17”.

La parte trasera de Accent presume unos muy bonitos y bien definidos grupos ópticos LED, reflector trasero y luz de freno alta.

El habitáculo

En su interior Accent ofrece características como cluster de supervisión de 3.5”, pantalla LCD táctil a color de 7” con conectividad Android Auto y Apple Car Play en todas sus versiones, controles al volante, asientos traseros abatibles 60/40, asientos de piel en su versión más alta, descansa brazos central deslizable y cabeceras ajustables. Por cierto, no notamos ni un sólo rechinido ni mal empalme. Los detalles de calidad han sido muy bien cuidados.

El manejo

La posición del asiento del conductor es buena, la sujeción también, los asientos son firmes y no cansan. En la versión más equipada, se monta una transmisión automática de seis velocidades, la cual tiene modo manual y hace un excelente trabajo con el motor. La marcha es cómoda y silenciosa, sólo si se le exige, el ruido del motor se hará presente pero nada que incomode. Finalmente, los frenos actúan de manera correcta y el tacto del pedal es firme, además de que la detención y control del auto es muy buena. Lleva en todas las versiones disco en las cuatro ruedas, ABS, Control de Tracción y ESC (Control de Estabilidad).

Rivales, varios, pero en la mira está el líder del segmento a vencer, Nissan Versa, seguido del Volkswagen Vento, SEAT Toledo y finalmente, su primo, el KIA Río, que sin duda es su mejor competidor.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo