Así se hace una auténtica pizza napolitana

Es el único lugar en México certificado como creadores tradicionales de una pizza tal como se hace en Nápoles, por eso, y por la delicia que sale humeante de su horno a leña de 2 toneladas, vale la pena conocer Ardente

Por Diego Rammsy
Cortesía
Así se hace una auténtica pizza napolitana
Todos hemos comido pizza, de hecho, todos usualmente comemos pizza, sea de la que sea, probablemente de las marcas más comerciales, esas de masa gruesa, crujiente y con mucho queso (en el mejor de los casos), como no. Pero ¿alguien cree alguna vez haber probado una pizza auténticamente napolitana, como las hacen allá en Italia? ¿Saben cómo son esas pizzas?
Si no lo saben, deben saberlo, y no hay mejor manera de conocerlas que probándolas. Aunque hay un puñado de locales en México que presumen pizzas al estilo napolitano, en hornos, y de masa preferiblemente delgada, sólo existe un restaurante en el país, que cuenta con una certificación oficial como pizzería napolitana, con todos los requerimientos que este título merece. De hecho, su pizzería de Laredo, esquina Amsterdam, acaba de recibir su certificación de la Asociación de la Verdadera Pizza Napolitana (Associazione Verace Pizza Napoletana), título con el que ya contaba su primera sucursal, en Jardines del Pedregal.
Ardente Cortesía
Esta pizzería se llama Ardente y acá te contamos por qué debes ir a conocerla, sobre todo si amas la pizza.
¿A quién no le gusta la pizza? A (casi) nadie. Pero si te crees un experto en pizzas, este lugar seguro te mostrará una faceta menos conocida de esta deliciosa y tradicional creación. Ardente es como una vuelta a los orígenes de la pizza, es una clase de historia de lo que originalmente fue esta masa al horno, que antiguamente solo llevaba aceite de olivo y ajo.
Ardente Cortesía
Y el resultado, esa maravillosa pizza humeante, con sabor a leña, de masa delgada pero con una orilla de grueso calibre, conlleva un gran proceso en su preparación para que llegue a ser una realidad. Partiendo con la masa, que es muy delicada y delgada, y que antes de llegar al horno debe pasar 24 horas de fermentación, uno de los secretos de porqué esta pizza cae tan ligera en tu estómago. "Al pasar su período completo de fermentación, ya cae más ligera, porque no fermentará más en tu estómago, lo que si suele pasar con las masas congeladas, que terminan de fermentar dentro de ti, por eso te hinchan", explica Alfonso Jarero, dueño del restaurante junto a su hermano José.

Como en Nápoles

 Los ingredientes, también son rigurosamente seleccionados, porque para contar con el visto bueno de los pizzaiolos napolitanos, debe cumplir con un estándar de calidad que incluye harina, tomates, aceite de olivo y queso italiano, es decir, importado especialmente para la pizza. Y el toque maestro, además del pizzero, se lo da el horno que es una bóveda de 2 toneladas y media de peso, fabricado en Italia, traído en barco. "Seguimos respetando esa tradición porque creemos en ella", explica José.
Ardente Cortesía
Y vaya que la respetan, hasta en el más mínimo detalle. Por ejemplo, en Ardente no hay delivery, por respeto a la pizza, que se debe consumir saliendo del horno. Tampoco hay televisión, para que la gente conviva, y disfrute en torno a los sabores.

El horno, el corazón de Ardente

Pero volviendo a la pizza. El horno, el corazón de Ardente y de toda pizzería que se respete, se encuentra a una temperatura ideal de 400 grados, lista para recibir esos 250 gramos de masa fermentada, con salsa de tomate, queso y albahaca, (en el caso de la pizza margarita). En estas condiciones, el pizzaiolo, solo meterá la pizza al horno por un tiempo de aproximadamente 60 segundos, lo que será más que suficiente para obtener una pizza magistral, de 4 milímetros de grosor, y con una atractiva orilla de 1 cm con manchas negritas del calor de la leña.
Pizzeria Ardente Cortesía
Y ahora ¿Qué esperar de esta maravillosa creación? Pues más de lo que crees. La temperatura de la pizza salida del horno es ideal, los ingredientes están frescos, la masa es suave y húmeda por la salsa, y el aroma y sabor otorgado por la leña es irremplazable, e inolvidable también. Obviamente, una rebanada no será suficiente. A esta pizza no le falta ni le sobra nada, no se excede en ingredientes, pero tampoco necesita más de ellos, porque los sabores no compiten entre sí, más bien se acompañan y se acoplan a la perfección.
Como complemento, recomendamos ir a probar el menú de invierno que incluye un delicioso platillo de ñoquis al pesto, y no se vayan sin saborear una nieve de postre, porque están hechas por un experto, el mismo maestro heladero, Alfonso. Sólo pruébenlos. Sobre todo la de cacao y coco. Se llevarán una grata sorpresa.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo