Este bar de vinos espumosos te sorprenderá

La Xampa es un mágico lugar que no sólo cuenta con una amplia variedad de espumosos, también posee una carta de originales cocteles propios y una adecuada lista de platillos que completan una experiencia capaz de seducir todos tus sentidos

Por Diego Rammsy
¿Qué debe tener un bar o restaurante para sobresalir del montón? Porque en México hay una oferta gastronómica vasta, variada y para todos los bolsillos, pero los lugares capaces de ofrecer una experiencia realmente memorable son pocos, muy pocos. Afortunadamente, La Xampa (Nuevo León 66, Col. Condesa, CDMX), es uno de esos pocos lugares con encanto propio que no sólo ofrecen servicios de primera calidad, sino que complementan con la calidez y creatividad necesarias.
¿Por dónde partir entonces, dentro de las múltiples bondades de La Xampa?
Empecemos por el primer acercamiento, el lugar. No es grande, es sólo un piso en planta baja, de techos seductores y bajos con acabados vintage y una repisa y barra de madera que enamoraría a cualquier amante de la carpintería antigua, con todos esos tonos cafés, negros y vino tinto que dan la distinción a un club de bebedores de caballeros antiguos. El encanto viene por parte de la cálida iluminación, una cristalería elegante anticuada, tipo copa de Drácula, y un servicio como debe ser: atento, amable y rápido.
Old Fashioned Cortesía

Espumosos para todos los gustos

Yendo al fondo del asunto, están los vinos espumosos (obviamente la champagne como principal protagonista), pero además de una amplia oferta de estos vinos de alma fiestera (tienen más de 20 etiquetas disponibles), sus cocteles a base de ellos son capaces de sorprender a cualquiera. Porque si hablamos de un Old Fashioned, un clásico de todo bar, que como lo preparan aquí sobresale al primer contacto con el paladar de cualquiera de sus competidores. Arnold García, mixólogo de La Xampa, es un experto en brebajes que admira los procesos de preparación a la antigua, por eso prefiere enfriar los vasos y copas con hielo, al igual que los líquidos. Mirarlo hacer un coctel es como observar un ritual chino de una dinastía lejana. Con sus instrumentos bañados en cobre, va mezclando las medidas justas para lograr un old fashioned que destaca por el uso del excelente whisky Maker's Mark, con un espumoso brut, el toque de amargo de angostura y un poco de miel de agave, ritual que no está completo hasta que el trago ya preparado con hielo es encerrado en una cámara de vidrio para ser aromatizado con el humo de un trozo de barrica de Jack Daniels siendo quemada. Y esto, es solo el comienzo.
Demi sec tonic de La Xampa Cortesía
Si bien este old fashion no necesariamente es para ser maridado, es el cómplice perfecto para preparar el paladar. Al fin, en esta preciada mezcla, el único dulzor que resalta es el propio del espumoso y del bourbon, y el resultado es simplemente perfecto. Aunque el demi sec tonic fue el coctel que está pensado para maridar unas deliciosas berenjenas rellenas de queso de cabra en una salsa de tomate frito. Y la verdad, es que este trago tiene un toque de mandarina irresistible, es refrescante, frutal, pero no demasiado dulce. De aquí en adelante, de los siguiente cocteles que probamos, solo puedo decir que todos y cada uno de ellos vale la pena, tanto el visualmente hipnotizador belle epoque, como el llamado "postre líquido", Cafe au lait, una delicia para los amantes del dulce que no defraudará a nadie.
Cafe au lait Cortesía
Hay que decir que la carta de alimentos de La Xampa es breve, pero nunca te dejará con gusto a poco. En ella, los sabores se combinan de manera delicada pero nunca aparatosamente, los platillos de inspiración española son sencillos, pero deliciosos y una de las estrellas indiscutidas es su postre de queso manchego español con helado de ate. Simplemente te hace ver el cielo, sin exagerar.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo