El fin del arquitecto egocéntrico y dictador

Tras su participación en el Festival de Arquitectura Española, el destacado arquitecto mexicano Francisco Elías, reflexiona sobre la actualidad de la disciplina y sus avances hacia el futuro

Por Diego Rammsy

El arquitecto Francisco Elías (1981, Estado de México), tiene su propio despacho desde 2006, desde donde atiende tanto proyectos privados como públicos bajo la premisa de crear una plataforma de pensamiento, análisis e investigación.

Gracias a su labor, que ha destacado por ocuparse de manera integral de los proyectos que abarca, fue uno de los invitados del flamante Festival de Arquitectura Española (FAE), instancia que aprovechó para reflexionar sobre su disciplina en temas como México y la profesionalización y sistematización de los procesos.

Elias Arquitectura opera de acuerdo a la filosofía de Francisco, que es siempre la de una visión integradora y que abarque todos los aspectos de un proyecto arquitectónico.

“Tenemos un modelo de negocios que es un grupo corporativo, que por un lado tiene un estudio de arquitectura y por otro una constructora, cuyo principal motivo es atender a los clientes de forma completamente integral en la que los acompañamos desde la elección de un terreno para una propiedad, la construcción, el diseño, la adaptación, al ejecución y después de ahí incluso hasta la arquitectura de interiores y eso nos ha llevado a tener cierto reconocimiento y a generar confianza entre los clientes”, explica el arquitecto.

Arquitecto Francisco Elías Cortesía

¿Cómo ves la fuerza que ha cobrado el interiorismo?

— La visión clásica de las academias era admirar la arquitectura siempre de grandes dimensiones, monumental, para ciertos sectores sociales, pero ha habido desde los años 90 un boom de arquitectura de interiores, dividiendo quizás ambos campos. Pero nosotros tenemos una postura más radical, porque más bien nos vamos a un entender mucho más clásico, del Renacimiento, en el que se asume que la arquitectura es todo aquel elemento que sirve para solucionar una problemática espacial. Y aunque hay escuelas especializadas en interiores, me parece que necesitamos una visión mucho más clásica dónde la arquitectura es de visión global, total e integral. Nos inclinamos por una visión multidisciplinaria y creemos que un equipo en conjunto puede lograr mejores soluciones espaciales.

¿Qué piensas del momento actual para la arquitectura y diseño en México?

— Después de la Revolución mexicana probablemente tuvimos uno de los mejores momentos de la confección de la ciudad, de la arquitectura moderna, surgen grandes complejos y grandes arquitectos como Pedro Ramírez Vázquez, Mario Pani, Félix Candela, etcétera. Con las crisis de los 70 y 80 nos damos cuenta que fueron minando el desarrollo de los espacios.

Hoy somos las generaciones más jóvenes las que estamos tomando esta posta. Gracias también al Internet y la accesibilidad y a saber qué está pasando en la feria de Milán en abril o lo que pasó en la feria de diseño en Miami en diciembre. Siento ahorita que somos el sector creativo los que estamos volviendo a tejer en una forma más comprometida. Y México es el país que tiene más presencia de América Latina en este tipo de eventos internacionales de diseño. Creo que este momento puede servirnos para activar la economía local, los jóvenes estamos viendo cómo hacer posible un México mejor ante una adversidad política y económica.

¿Qué debe ocupar a los arquitectos de hoy?

— Creo que una clave hoy es enfocarnos en la profesionalización, documentar los procedimientos, porque tenemos que aprovechar esta pulsión natural creativa, que requiere investigación, análisis y rigor para justificarse.

Queremos una ciudad armónica, gentil, y no una inventada o improvisada.

Además el arquitecto egocéntrico y dictador debe quedar en el pasado, hoy es todo más orgánico, tenemos que escucharnos, hay mayor preocupación sobre el medio ambiente, y si tenemos el rigor de sistematizar podemos plantear una plataforma que nos dará muchos frutos en los próximos años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo