Identifica si tu hijo es víctima o victimario de acoso escolar

Especialistas en Neuropsicología advierten a los padres sobre el fenómeno del bullying y dan algunas recomendaciones para detectarlo como estar alerta ante cualquier cambio de actitud

Por Maryelin Reyes Bautista

Dentro de pocos días los pequeños de la casa regresan a las aulas, un escenario en el que cada vez es más frecuente que los estudiantes se conviertan en víctimas o victimarios de bullying.

Hay quienes piensan que es un término de moda, porque ser molestado o molestar no es algo nuevo, siempre ha existido. Sin embargo, no porque siempre haya existido quiere decir que no tenga impacto fuerte en la vida de la persona que es víctima de esto y por ello, es importante detectar a tiempo si alguno de nuestros hijos sufre acoso escolar o, por el contrario, está siendo parte del acoso de algún compañero.

La psicóloga Paulina Márquez y la doctora Erika Proal, de la clínica Neuroingeniería, sugieren que como padres es importante estar alerta a cualquier cambio de actitud que sufran los hijos y de vez en cuando hacer una pausa para analizar cómo está siendo su comportamiento tanto en casa, como en la escuela y socialmente.

Tanto ser víctima como victimario se relaciona con ciertos problemas emocionales, que al no ser detectados a tiempo se vuelven problemáticos. Por lo anterior, es indispensable hacer una revisión de lo que está pasando en nuestros hijos para así darnos cuenta si es probable que estén sufriendo o provocando acoso social y podríamos llamarlo “social”, porque hoy en día va más allá del ambiente escolar, ya que por medio de redes sociales puede extenderse a otros ámbitos.

¿QUÉ HACER?

No buscar culpables

Si identificas y confirmas que tu hijo está sufriendo de acoso escolar, lo más sano es informar a las autoridades de la escuela, no echándole la culpa al profesor en turno o a los prefectos de la escuela, más bien propiciar una red de apoyo escolar por parte de las autoridades para que estén mucho más atentos a los alumnos señalados. Recuerda que la escuela es nuestra aliada para erradicar este problema.

Darles herramientas a nuestros hijos

La mayoría de los niños que experimentan acoso no saben poner límites, normalmente son permisivos y le dan prioridad a las demandas externas más que a las propias y aunque se cambie de escuela es muy probable que el problema se repita. Es importante enseñar a los hijos a decir “No” de forma asertiva, y buscar formas de dialogar con sus compañeros sin necesidad de usar la violencia. Existen niños que no entienden con palabras; en ese caso el niño podría decirle al profesor en turno o a cualquier autoridad escolar que lo pueda apoyar en el momento.

Otorgar parámetros de convivencia con otros niños

Es importante decir qué conductas son adecuadas para practicar con sus compañeros y cuáles no, es decir; aunque nuestros hijos no sufran de acoso escolar, pueden ser parte de ello al momento de presenciar la agresión hacia sus compañeros. Comentarle que la violencia no es y no debe verse como algo normal, por lo que incumbe a todos actuar para no dejar pasar ni mucho menos repetir aquellas conductas y actitudes agresivas.

Buscar ayuda

Si te das cuenta de que el problema te rebasa, ya que por más que intentas un acercamiento con tu hijo no pueden lograr una comunicación clara y tu pequeño no logra superar esta situación, es importante acudir con especialistas quienes los apoyarán dándoles herramientas, a ti para que puedas acercarte a tu hijo y al niño para que pueda afrontar el problema asertivamente.

Focos que se relacionan con la víctima de bullying

No es necesario que todos los puntos estén presentes para sospechar que se está sufriendo de bullying; con tener cinco o más de estos aspectos puede ser suficiente:

• Ser un niño(a) inseguro
• Baja autoestima
• Personalidad introvertida
• Pocos amigos
• Dependiente
• Aversión a la escuela o ambientes sociales
• Apegado al hogar
• Sobreprotección por los padres
• Ambiente violento en casa
• Pérdida de apetito
• Distracción
• Aumento de peso, por comer con ansiedad
• Somatización (dolores de cabeza constantes, estómago)
• Moretones inexplicables
• Bajas calificaciones
• Autolesiones

Focos que se relacionan con el victimario de bullying

• Líderes agresivos o prepotentes
• Necesidad de reafirmar su personalidad sobre los más débiles
• Impulsivos
•Baja tolerancia a la frustración
• Problemas de conducta
•Retan a la autoridad
• Dificultad para seguir reglas
• Distracción
• Problemas en casa (agresividad, ausencia de padres)
• Expuestos a violencia (cine, televisión, videojuegos o Internet)
• Poca disciplina
• Baja capacidad de solución de problemas
• Bajas calificaciones
• Hiperactividad

7

de cada diez niños de América Latina ha sufrido acoso escolar, de acuerdo con la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo