La Pequeña Habana, la calle cool de Miami

De ser un barrio de inmigrantes cubanos en los 60, la célebre Calle Ocho ahora es visitada no sólo por latinos, sino por todo tipo de residentes y turistas que buscan un rato de esparcimiento

Por Diego Rammsy

“Puso su mano en mi pecho y me dijo que me arrepintiera de mis pecados. Tras repetir una oración en la Calle Ocho de la Pequeña Habana en Miami, me convertí en hijo de Dios”, según palabras de una señora que nos detuvo por 10 minutos para intentar llevarnos a una misa de su iglesia a las 11 de la mañana del día siguiente. Spoiler: ni yo ni mi amigo fuimos.

Cuando la temperatura supera los 30 grados, hay una humedad abrumadora, pero por suerte corre algo de aire; cuando comienza a disminuir un poco el calor, alrededor de las seis de la tarde, toda la zona está desierta. Todas las calles se ven demasiado tranquilas, excepto la célebre Calle Ocho, el centro cultural y social del barrio de la Pequeña Habana en Miami.

En este pedazo de avenida que no abarca más de ocho cuadras, se concentra la mayoría de la diversión del célebre barrio latino que comenzó a poblarse de cubanos a finales de los 60 gracias a la llegada de Fidel Castro al poder en Cuba años antes.

Antiguamente solía ser punto de reunión mayormente para los cubanos y el resto de los latinos en la zona. Pero con el mejoramiento y crecimiento de los servicios, viviendas y restaurantes, en los últimos años ha cobrado una vida social mucho mayor que ya no sólo incluye a los latinos, sino que a muchos residentes de diferentes lugares que van en busca de un mojito o de un helado de coco.

Miami pequeña habana Dreamstime

Hay galerías de arte, restaurantes, heladerías e incluso el célebre teatro Tower, que mantiene esa decoración y arquitectura deliciosamente retro desde 1926 con funciones de cintas poco comerciales y más cercanas al cine independiente.

El antro más antiguo

Uno de los lugares más tradicionales de visitar es el Ball & Chain, un bar que está desde 1935 y que sirve de centro de reuniones de toda la vida social del barrio. Si bien a mediados del siglo XX sus dueños se vieron involucrados en varios crímenes financieros, por su escenario pasaron las figuras del jazz como Billie Holiday, Count Basie y Chet Baker.

En el ahora reformado bar y lounge se vive el ambiente más cool de la Pequeña Habana, con música latina y jazz en vivo y cocteles refrescantes que salen a cada minuto.

El parque donde se juntan a jugar dominó, conocido por los locales simplemente como Domino Park, es uno de los más tradicionales de la Calle Ocho, al igual que las estrellas del paseo de la fama latino, donde aparecen figuras como Thalía, Agustín Lara y Gloria Estefan.

Todos piden mamajuana en Miami

Uno de los licores de moda es un ron dominicano del tipo mamajuana, que se trata de un destilado de caña de azúcar reposado en hierbas que los dominicanos le atribuyen propiedades afrodisíacas.

La marca Candela es la única que lo vende actualmente en Estados Unidos y el licor ha cobrado mucha popularidad en Miami, especialmente en algunos bares de Brickell y Wynwood. El mencionado Ball & Chain y el bar Nancy son los lugares indicados para hallarlo en Little Havana.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo