Pedro Campos: podemos ser felices con menos cosas

En una sociedad afanada por consumir todo lo que sale al mercado, llega a nuestras manos una propuesta literaria fresca, ilustrada y reflexiva sobre la importancia de vivir con lo que verdaderamente necesitamos. Este escritor de 34 años, a través de La vida minimal, un libro sencillo y de fácil lectura, nos muestra que sí es posible vivir prescindiendo de aquello que nada nos aporta. Conversamos con él y esto es lo que nos contó

Por Maryelin Reyes Bautista

¿Cuándo te diste cuenta que no necesitabas tanto para vivir?

— Era algo que ya sabía; que no era tan importante tener tantas cosas. Pero el momento en el que empecé a sacar cosas de mi casa y empecé a quedarme con poquitas, me di cuenta que podía vivir muy bien con muy poquitas cosas. El experimento de quedarme con lo que verdaderamente necesito fue lo que me hizo ver que no necesito nada.

¿Qué te motivó? ¿Hubo alguna circunstancia en tu vida que te llevó a esto?

— El interés surgió de lecturas con las que me sentí identificado. Lo que expresaban estos textos se relacionaba conmigo. Coincidió también con el momento en que me casé y me fui a vivir con mi esposa. Fue un momento bonito para empezar a vivir este estilo de vida y creo que eso fueron los dos factores que se juntaron: esa inspiración que ya tenía con el hecho de empezar a vivir en pareja.

¿Cómo llevar una vida simple y qué es lo difícil de hacerlo?

— Para tener una vida simple creo que el secreto es fijar qué es importante en tu vida, centrarte en eso y atreverse o eliminar otras cosas que no están aportando y que además nos están estorbando. La dificultad o el reto de eso puede ser que vivimos en una cultura consumista, acumuladora, de prisas, donde es muy fácil dejarnos arrastrar por esa forma de vivir y también pues a veces es perderle el miedo porque se dice que acumulamos cosas por miedo al futuro, a qué tal si lo necesito, pero también por apego al pasado. Aprender a soltar esos miedos y atreverse no sólo a dejar pertenencias; a lo mejor relaciones personales, tiempo que le dedicamos al entretenimiento. Puede ser difícil pero la recompensa es única.

“Pregúntate, ¿cómo puedo hacer más espacio en mi vida para las cosas importantes? ¿Cómo puedo vivir
mejor con menos?”. Pedro Campos, escritor y creativo

¿Cómo te cambia este estilo de vida como persona? ¿Eras una persona dada al consumismo?

— Nunca fui tan consumista, pero no me preguntaba tanto si necesitaba las cosas y sólo las compraba. Si estaba en una tienda, veía algo que me gustaba y podía pagarlo, lo compraba. Ahora me cuestiono más eso. Pero creo que el cambio más profundo para mi fue, aunque suene muy cliché esto, encontrar mi esencia, ser más yo mismo, buscar una paz interna que a veces es raro decirlo porque pareciera que es un libro de superación espiritual pero en realidad sí llegué a ese punto.

Podemos ser felices con poco Pedro Campos, escritor creativo. / Cortesía

Cuéntanos un poco sobre esta obra literaria.

— Es mi primer libro. Empecé y sigo escribiendo un blog. Ahí se me soltaron las manos para hablar sobre este tipo de temas. Es un libro muy conciso, ayudado de ilustraciones pues es mi estilo de escribir. Así me nació hacerlo y creo que es una propuesta que le puede gustar a cualquier persona que tenga un interés en vivir más ligero. No tiene que ver con la edad, si es hombre o mujer, sino cualquier persona que quiera tener una vida más sencilla.

Podemos ser felices con poco La edición impresa cuesta 199 pesos. / Cortesía

¿Qué feedbacks has recibido de este libro?

— Me siento contento porque sí he recibido buen feedback; mejor del que esperaba. A la gente le ha gustado. Lo termina de leer pronto, dicen que les ayuda y les inspira a hacer cambios en su vida.

Mencionabas hace un rato a tu pareja. ¿Ha entrado ella en esta dinámica tuya que también la impacta a ella?

— Al principio le costó trabajo. Respetaba lo que yo hacía pero no lo quería hacer. Poco a poco ella fue viendo cómo ordenaba mis cajones, porque lo hago de una manera muy bonita, dijo que también lo quería tener así. Poco a poco se fue adentrando y nos compenetramos. Estamos los dos juntos en esto.

Me imagino entonces que en épocas como Buen Fin no te ves tentado pero que tampoco en tu clóset tienes muchas cosas.

— Realmente sí tengo muy poca tentación de comprar cosas. Ni siquiera me dan ganas de ir a centros comerciales, compro solamente lo que necesito y aún así reviso si puedo comprar cosas usadas. Ese es otro tema que también me gusta que es el cuidado del medio ambiente. Comprar un producto nuevo implica recursos nuevos y comprar algo que ya fue usado no es porque quiero ahorrar un dinero sino porque me gusta darle más vida a las cosas. Mi clóset sí está reducido y así me gusta mí. No significa que lo tengan que hacer todas las personas. Me gusta sentirme igual todos los días. Tengo dos pantalones, pocos zapatos, camisas casi todas del mismo color.

199

pesos cuesta la versión impresa de La vida minimal.

 

139

pesos es el precio de este libro digital.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo