Plus

Descubre cuál gasolina debes utilizar para tu vehículo

Conocer las diferencias entre la gasolina Magna y la Premium te ayudará a elegir la más adecuada para tu motor.

Por Carmen Ortega

La mayor parte de los automóviles actuales tienen motores de combustión interna. Estos motores funcionan gracias a la transformación de la energía química en energía térmica, a partir de la cual se obtiene energía mecánica.

Su energía química es resultado de la combustión del fluido del motor. Dicho fluido puede ser gasolina, diésel, glp, u otros.

Característica de la gasolina

La gasolina, nafta o bencina es una mezcla de hidrocarburos obtenida a partir de la destilación de petróleo crudo. Pero no todas las gasolinas son iguales.

El costo es quizá el diferenciador más obvio entre la gasolina Magna y Premium. Su precio lo determinan los procesos de refinación y tratamientos químicos a los que se somete.

Azufre

Es importante saber que ambas gasolinas tienen diferentes concentraciones de azufre. Esto se debe a que muchos depósitos subterráneos contienen azufre en distintas cantidades y este no se elimina durante la destilación fraccionada para la obtención de gasolinas. El azufre sólo se puede eliminar por medios que son muy costosos, lo que provoca que el valor de la gasolina se incremente.

Se consideran gasolinas altas en azufre aquellas con una concentración mayor a las 150 partes por millón (ppm). Los combustibles pobres en azufre son aquellos con menos de 150 ppm. Los de bajo azufre tienen menos de 50 ppm. Los de ultrabajo azufre (UBA) rondan entre 10 y 20 ppm.

A pesar de que la Norma Oficial Mexicana establece que toda la gasolina de venta en el país debería ser de ultrabajo azufre, la realidad es otra. La gasolina Magna tiene una concentración de azufre de entre 300 y 500 partes por millón (ppm), mientras que la Premium oscila entre 30 y 80 ppm.

Un nivel de azufre más alto provoca mayor contaminación además de reducir drásticamente la eficacia de los catalizadores.

Capacidad antidetonante

Otra importante característica de los combustibles es su capacidad antidetonante. El octanaje, índice de octano o número de octano se refiere a la temperatura y presión que puede aplicarse a una gasolina antes de hacerla detonar en la cámara de combustión. Mientras más alto sea el octanaje, mayor es su capacidad antidetonante.

El número de octano se refiere a una relación entre dos isómeros: isoctano y n-heptano. El primero arde de forma más lenta y eficiente, el segundo arde de forma más explosiva.

Por ejemplo, la proporción de 87% de isoctano y 12% de n-heptano da como resultado una gasolina como la Magna (87 octanos), que es más detonante. Por otra parte, una proporción de isoctano al 92% y n-heptano al 8% daría como resultado una gasolina Premium (92 octanos), poco detonante.

Relación de compresión

Es relevante saber esto porque todos los motores tienen indicada una relación de compresión. Esta proporción expresa la cantidad de veces que “cabe” la mezcla estequiométrica (aire-combustible) completamente comprimida, dentro del cilindro. Es decir, que el motor está preparado para comprimir hasta cierto punto el combustible antes de la explosión y de este cálculo depende la eficiencia de muchas otras funciones del motor como el tiempo, momento y levante de las válvulas, la chispa de la bujía y la carrera del pistón.

Aunque la teoría sugiere que la gasolina con mayor octanaje es más eficiente, no todos los motores pueden aprovechar sus capacidades. Recuerda consultar tu manual, para saber qué relación de compresión tiene tu auto, y qué demanda antidetonante requiere para el combustible.

Ahora ya lo sabes. Elegir el tipo de gasolina que usarás puede depender de varios factores: El costo y su impacto en la economía; la cantidad de azufre y su acción tanto en el medio ambiente, como el desgaste del catalizador; la capacidad antidetonante y el efecto en la eficiencia según cada tipo de motor.

Loading...
Revisa el siguiente artículo