Razones por las que se deprecia un auto

Un auto es uno de los bienes materiales que sufre una depreciación notoria por su valor en general. También cuando sale de la agencia, existe una depreciación inicial importante. Aquí te explicamos por qué

Por Publimetro México

Cuando compras un auto 0km hay ciertos gastos iniciales que como comprador absorbes. Entre ellos está la utilidad de la agencia o distribuidor y los gastos por impuestos de importación, por ejemplo. Otros son los permisos o derechos para la venta del auto. Estos son gastos que no haríamos en caso de comprar un auto seminuevo o usado, pues el comprador inicial ya los absorbió.

Dejemos de pensar en autos por un momento y pensemos en teléfonos inteligentes. En el mercado existen tres consideraciones principales para asignarle un valor a tu teléfono: el uso que le des, la existencia de modelos más recientes con mejoras y avances con respecto al tuyo y la cantidad de gente que está buscando hacerse de un teléfono como el tuyo en este momento, si decidieras ponerlo en venta.

Difícilmente (por no decir nunca) encontrarás que el valor por el cual lo vendas sea superior al que pagaste cuando era nuevo. Algo similar pasa con los autos. Dejando de lado la depreciación inicial, es muy probable que para el momento en el cual decidas vender tu auto exista un modelo más reciente. Estos modelos recientes, salvo contadas ocasiones, presentan mejoras en seguridad, tecnología o diseño. Estas mejoras harán que tu auto, por sus características, tenga un valor menor conforme pase el tiempo.

“Cuando compramos un auto, que es una inversión fuerte y nos toma ahorro y trabajo conseguir, debemos resignarnos a verlo como un bien material”. Daniel Esponda, director general de VendeTuAuto.com

De acuerdo con Daniel Esponda, director general de VendeTuAuto.com la depreciación por mercado la vemos seguido en el mercado de autos premium. Como regla general, los autos que mejor conservan su valor, contrario a lo que mucha gente cree, son los autos más populares. La cantidad de gente buscando hacerse de uno es mucho mayor con relación a los autos premium y entonces es posible colocar un precio más alto, pues es más probable que alguien lo pague. En el caso de los autos premium, el mercado es menor por muchas razones, y es posible que haya poca gente buscando pagar un precio elevado por ellos.

Además, al perder garantía por edad, los autos premium tienden a volverse incómodamente costosos de mantener. En cuanto al uso, supongamos que tu auto es como el de casi todas las personas: lo usas al menos un par de veces por semana. “Quizás no cuentes con garage techado para protegerlo de la intemperie y quizás también en alguna ocasión “no viste un tope”, se te pasó un servicio durante unas semanas o caíste en el tradicional bache. Después de salir del cine notaste un portazo del coche de al lado tuyo. Los conocemos como “detalles de uso” a los cuales todos los autos están expuestos, sin embargo, hacen que tu auto deje de estar en óptimas condiciones”, detalla Esponda.

Todos estos factores hacen que, comparado con otros autos como el tuyo que estén a la venta al mismo momento que el tuyo, le resten algo de valor. Aunque esto no es precisamente algo que afecte en la depreciación anual, es algo que debes tener en cuenta al momento de vender tu auto.

No importa cuánto nos encariñemos con él, es muy posible que en el futuro haya que venderlo. En muchas ocasiones tardan en venderse debido a que el precio que piden es demasiado elevado. Conocer la depreciación de tu auto y el valor real del mismo no es tarea fácil, pero si lo tomas en cuenta probablemente te ayude a venderlo más rápido.

Dato

Un auto se deprecia entre el 25% y el 30% al momento en que sale de la agencia y entre 7% y 11% anual con cada año que pasa. En VendeTuAuto.com los expertos consiguen determinar el valor real del auto según las condiciones mecánicas, estéticas y administrativas del mismo con una inspección de 180 puntos.

40

días es el tiempo mínimo promedio en México que tarda un auto en venderse.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo