Plus

El ABC para cuidar los neumáticos de tu vehículo

Las llantas inciden en el comportamiento del vehículo, por esta razón es fundamental cuidarlas y cambiarlas cuando exista un desgaste evidente.

Por Carmen Ortega

 

El cuidado de los neumáticos es esencial para el buen funcionamiento de tu vehículo. Por esta razón a continuación te presentamos algunas recomendaciones para proteger las llantas de tu unidad.

Recuerda que los neumáticos están compuestos de varios tipos de lonas y gomas que inciden en el comportamiento del vehículo. Por lo anterior, presta atención en estos consejos prácticos para su cuidado.

También puedes leer: Aprende a leer la información de las llantas 

Debes tener cuidado con el área de contacto de las llantas. Esta es la zona que absorbe todos los impactos de los obstáculos en el camino y soporta hasta 50 veces su propio peso. Por lo anterior, cuando menos una vez cada mes hay que revisar la superficie de rodamiento en busca de imperfecciones.

Asimismo, otro punto a vigilar es la superficie de contacto o profundidad del dibujo en la llanta. Cuando ya están gastados, algunos conductores las cambian al eje trasero para que no carguen con las maniobras de dirección.

Sin embargo, se debe recordar que aunque estén en el eje trasero siguen siendo una de las cuatro llantas de contacto. Lo recomendable es cambiarla, pues el dibujo ayuda, entre otras cosas, al desalojo del agua hacia los costados de la llanta, resultando en una mejor sujeción al suelo.

Asimismo, por lo menos una vez a la semana se debe comprobar la presión de los neumáticos. La presión recomendada depende del modelo de la llanta y del auto.

La falta de presión en un neumático aumenta el riesgo de daño y puede reducir de forma importante la vida útil del neumático. En tanto, la presión adecuada extiende la vida útil de la llanta y puede ahorrar combustible.

Servicio adecuado

Para garantizar la durabilidad de las llantas, es necesario realizarles un servicio de alineación y balanceo. Ambas operaciones de mantenimiento ayudan a prolongar la vida de los neumáticos.

No se puede determinar la duración de una llanta. Varía dependiendo del modelo y de su uso cotidiano, así que lo mejor es someterlos a una revisión visual cada tres meses después del quinto año de vida. No es necesario llevarlo a un taller de servicio, lo puedes hacer tu mismo.

También te puede interesar: 

Loading...
Revisa el siguiente artículo