Salve: buen pan, gran café y amabilidad

En los tres meses que lleva funcionando, esta cafetería restaurante se ha ganado el corazón de los que frecuentan la colonia Juárez

Por Diego Rammsy

Salve nació bajo el concepto de una suerte de mercado donde pudieras pasar por diferentes puestos y comprar lo que te gustaría, con la frescura y artesanía como premisa, y llevarlo camino al trabajo, por ejemplo. Un café americano, un sandwich y vámonos a la oficina. Pero la calidad de las preparaciones y la amable atención de sus trabajadores obligó a que el concepto creciera, que pusieran más mesas y sillas y produjeran más cantidad, por ejemplo, de las deliciosas piezas de pan artesanal de salen del horno día con día.

Salve pan Cortesía Salve

A lo largo de cuatro estaciones, la idea es que el comensal se acerca por lo de su preferencia para ser atendido con rapidez y amabilidad. Pero lo más destacable de Salve es la calidad de lo que ofrecen. Desde el café recién filtrado, el pan tibio que acaba de salir del horno, o los célebres sandwiches, de los que pude probar un saludable y bien sazonado green power (pan de semillas con pesto, espinaca, , berros, germen de alfalfa, aguacate y jitomate), y el tentador y cumplidor ciabatta yucateca (que es en pan de aceituna, con mayonesa de habanero, cohinita pibil, arúgula, cebolla morada encurtida, queso manchego y aguacate).

Salve pan Cortesía Salve

Hay que mencionar la cafetería, que es una especialidad en este santuario cafetero. Partiendo por que ofrecen una mezcla propia de granos y luego por tener una buena variedad de métodos de extracción para los más exigentes. Y no me canso de destacar la panadería, donde tientan a los clientes con una sabrosa y esponjosa concha de nutella, o de café. Pero si amas el queso, también cuentan con su propia estación de crepas y marquesitas, preparadas al momento, ready to go.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo