La arquitectura efímera de Elias Kababie

El arquitecto se refiere a la tendencia de desarrollar piezas de duración limitada y cómo esta forma de diseño cobra cada día mayor relevancia

Por Diego Rammsy

Todos conocemos la arquitectura cómo una disciplina que se ocupa mayoritariamente de resolver estructuras duraderas, que pueden ser edificios o casas, pero casi siempre son proyectos que están destinados a durar muchos años, sino para la eternidad. Y no estamos equivocados, pero quizás pocos hemos fijado nuestra atención en otro tipo de proyectos que también demandan arquitectura.

Se trata de proyectos efímeros, con fecha de inicio y término, a veces usadas en museos, pabellones o a pedidos de marcas que desean proyectar un statement sobre lo que las define.

“A lo largo del tiempo he entendido que la arquitectura como tal no está solamente definida en un espacio de cuatro muros. He dedicado mucho de mi quehacer en estas estructuras efímeras para entender la arquitectura desde un punto de vista que me apasiona, donde puedes sorprender a la gente en espacios públicos con intervenciones creativas que, aunque duran uno o tres meses, tienen un impacto social individual muy grande. Para mi es interesante conectar a través del espacio público que es de nadie pero al mismo tiempo es de todos. Una intervención te deja un mensaje, por eso centro mi carrera en colaborar con marcas que no sólo vendan un producto sino con las que podamos hacer un statement en cada una de estas piezas y generar una conciencia social”, dice Elías Kababie.

Kababie arquitectos, el despacho que Elías fundó en 2011, no sólo destaca por proyectos residenciales y comerciales, pues uno de los mayores intereses de su fundador ha sido la arquitectura efímera. Su trayectoria lo ha llevado a formar parte de exposiciones como Habitat Expo, Zona MACO, Design Week, Millesime, Abierto Mexicano de Diseño y Salone del Mobile en la Feria de Milán; y este año estará por tercera vez colaborando en el festival Mextrópoli.

“Me gusta mucho el festival Mextrópoli porque es una plataforma en la que podemos expresarnos. Algo que es muy constante es que siempre tenemos un cliente que nos hace un requerimiento, y este es un espacio en el que yo como arquitecto puedo hablar de lo que traigo en mente y en el corazón como ciudadano y como individuo. Este año quise hacer un espacio en colaboración con mezcal Ojo de tigre y hablar de la sustentabilidad y del poder del vidrio; hacer este círculo genera un poco de ruido en mi cabeza, especialmente cómo todo lo que nosotros consumimos va y viene de una forma distinta y este espacio hablará del poder de la arquitectura y de un vacío que está lleno de muchas cosas”, apunta Kababie.

¿Cómo te sientes en este mundo efímero donde confluyen diferentes disciplinas?

-— Lo que más me apasiona como arquitecto es esta nueva forma de hacer arquitectura, como los escaparates de las tiendas o la museografía o este tipo de pabellones que son una intervención en el espacio público. Para mí es muy importante hablar con las marcas y ver qué es lo que quieren comunicar para yo entenderlo y poder transmitirlo a través del espacio. Cuando hice mi maestría en arquitectura efímera tuve que ver mucho visual merchandising y entendí lo que la marca quiere, que es muy distinto en cada marca, pero al final del día hay una investigación nuestra de qué es lo que nosotros entendemos y comunicamos, porque siempre hay una parte muy personal en estos espacios, no solamente los hacemos para vender ni para que las piezas se vean mejor.

¿Ha crecido mucho la arquitectura efímera en los últimos años?

— Creo que hoy en día los pop up oportunitys y las piezas generan más ruido comercial que un anuncio, entonces las marcas se han dado cuenta de que si pueden involucrarse con gente como nosotros es porque creen que su inversión es mucho más redituable que un anuncio tradicional y entienden que estas apuestas efímeras tienen un principio y un fin.

¿Qué tan diferente es esto de la arquitectura más tradicional?

— Las condiciones son totalmente distintas. He aprendido con el paso del tiempo que hacer algo efímero es entender que todos nosotros somos temporales, entonces no porque haga la construcción de un edificio o de un departamento me hace mejor. Las condiciones cambian porque aquí hay tiempo de montaje tiempo de desmontaje y juega mucho mi creatividad a responder a adversidades: que no se secó la pintura o no llegó el proveedor o el vidrio no era del tamaño, entonces juegan otro tipo de premisas de diseño que de alguna forma le dan sabor al proyecto.

Elias Kababie y la arquitectura

Tras formarse en la Universidad Iberoamericana, en Parsons The New School for Design, en Pratt Institute y en la Universidad Politécnica de Cataluña, Kababie creó su despacho en 2011.
Sus obras han sido reconocidas con premios nacionales de diseño como el Premio AMDI, el Premio PRISMA, el premio AAI, el premio Diseña México, y ha participado en eventos especiales como Destination Mexico en el MoMA de Nueva York.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo