El edificio ToHa, un iceberg de acero en Tel-Aviv

Situado en el centro de Tel Aviv, en la intersección entre dos calles comerciales, el edificio ToHa se eleva hasta alcanzar una altura de 29 plantas. Su singular volumen facetado, inspirado en la geometría de un iceberg, ha sido diseñado por Ron Arad para albergar un complejo de oficinas que cuenta también con un jardín público, un mirador y un restaurante.

Por Interiorismo

La decoración

Una de las principales estrategias del proyecto consiste en reducir la superficie construida a nivel de calle para crear un gran parque que aporte calidad cívica al entorno. El edificio emerge, por tanto, sobre dos grandes patas que se ensanchan progresivamente delimitando un volumen de perfil contorsionado. Por su versatilidad geométrica, Dekton se adaptó con precisión a esta complejidad formal gracias a su infinito rango de formatos que abarca espesores mínimos y superficies máximas. En los niveles intermedios, el perímetro quebrado de las losas de hormigón se reviste con paneles de 12 milímetros de espesor y hasta dos metros de ancho que, debido a su minucioso despiece, definen con exactitud los vértices y las aristas transmitiendo una imagen de perfección.

Colores personalizados

Desde el punto de vista funcional, este ambicioso proyecto invierte la organización del bloque de oficinas convencional, situando las instalaciones en las primeras plantas para liberar la cubierta. Así, los últimos niveles se pueden dedicar a usos recreativos y las oficinas se distribuyen a partir de la séptima altura, lo que optimiza el acceso de luz natural y las vistas.

El basamento técnico se reviste mediante un singular sistema de fachada ventilada en el que los paneles alternan su inclinación de forma entrecruzada. Esta disposición permite que el aire pase entre las placas de gran formato (320 x 70 cm) y crea un frente uniforme que aporta textura y profundidad al alzado. Cosentino ofreció además la posibilidad de producir una gama de seis colores personalizados, basados en el modelo Strato, que generan un degradado progresivo desde la parte inferior a la superior.

Interiorismo El edificio fue diseñado por Ron Arad junto al equipo local de Avner Yashar. / Cortesía Cosentino

El atrio

En el interior, un gran atrio de 30 metros de altura funciona como vestíbulo y lugar de encuentro. Los espacios de oficina se vuelcan tanto al exterior, a través de la fachada acristalada, como al patio central iluminado por un gran tragaluz. Los acabados se han seleccionado cuidadosamente para crear un ambiente de trabajo confortable y una imagen corporativa coherente. La posibilidad de fabricar piezas de grandes dimensiones para suelos, paredes y techos permite reducir al mínimo el número de juntas y generar una sensación de continuidad máxima.

Tienes que saberlo…

Para revestirlo, se emplearon más de 28 mil m² de Dekton by Cosentino. Las piezas, formadas por más de 10 mil tipos, se han fabricado y cortadas en la sede de Cosentino en Cantoria (Almería, España), y transportadas por barco hasta Israel.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo