Cursos de verano para estimular las habilidades de tus hijos

En este tiempo, ¿los niños deben estudiar o descansar? Se trata de un debate que al final queda en manos de los padres. Te comentamos la opinión de los expertos al respecto pero también algunas opciones de cursos si optas por que tus hijos no paren de adquirir conocimientos

Por Publimetro México

Los cursos de verano son aliados clave para mamás y papás en estas fechas, pero hacer la elección adecuada requiere de considerar varios factores, como presupuesto, gustos de los niños, oferta del curso o taller, preparación de quienes lo imparten, distancia, instalaciones, entre otras.
Pensando en los elementos y habilidades que podrán empoderar a tus hijos, RobotiX, el movimiento educativo en América Latina para el impulso de la robótica para niñas y niños, recomienda considerar cursos que involucren:

Idiomas

Aprender un idioma adicional al nativo brinda una ventaja para el futuro, sobre todo, en el entorno laboral y al momento de viajar. Específicamente en los niños, explorar una nueva lengua desde una edad temprana ayuda a mejorar la fluidez del habla, mejora su capacidad para resolver problemas, de pensamiento crítico, estimula la creatividad y mejora la memoria.
Adicional a esto, aprender idiomas da acceso a una cultura distinta, a comprender las costumbres y tradiciones en otros países, dándoles una visón global e inculcando el respeto e inclusión. Los cursos de inglés son los más comunes, pero si tus hijos lo prefieren, pueden intentar con francés, italiano o algunos más complejos como el chino, el alemán o el japonés.

Economía y finanzas personales

Lejos de ser un tema demasiado complejo para los niños, conocer de economía y educación financiera desde pequeños es cuestión de introducir términos básicos como ahorro, costos, ganancia, etcétera, que les permitan crecer con una idea sólida de lo que esto implica y así, puedan administrar sus recursos de manera responsable. Una forma de simplificar estos conceptos es con ejemplos vinculados a su día a día, en casa y la escuela, lo que ven en la televisión y, por supuesto, a través del juego. Recintos como el Museo Interactivo de Economía (MIDE) ofrecen cursos y actividades recurrentes enfocadas a que niñas y niños entiendan de estos temas mientras realizan actividades divertidas.

 

Robótica

A través de talleres y cursos tecnológicos, sobre todo, los que aplican la robótica, los niños aprenden a hacer un mejor uso de la tecnología, desarrollan su creatividad, afinan su motricidad y mejoran sus habilidades sociales. Mediante actividades que involucran pensamiento matemático, temporal-espacial, programación y construcción, los pequeños podrán proponer soluciones a problemáticas diarias y diseñar robots o aplicaciones útiles para las personas. Talleres como los de Verano de RobotiX ofrecen un acercamiento a robótica y electrónica elemental, diseño y programación de videojuegos y aplicaciones.

 

“Cuando los niños y niñas olvidan los contenidos, es porque no los aprendieron de verdad, sino que los memorizaron temporalmente para pasar una prueba”. Hugo Martínez, experto en educación de Colegium.

 

Artes escénicas

Aprender y participar en manifestaciones culturales y artísticas permite a los niños desarrollar su comunicación, socialización, expresión y creatividad a través de técnicas y destrezas que adquieren en el escenario. Los pequeños pueden elegir la que más sea de su agrado, desde danza, tocar un instrumento, canto o teatro.
A través de ellas, las niñas y niños desarrollan su lenguaje corporal, se desenvuelven mejor y aumentan su concentración, llegando a ser más independientes y aumentando su confianza.
Diversos centros culturales en las alcaldías de la CDMX y en estados de la República ofrecen talleres de este tipo, incluyendo recintos como el Centro Nacional de las Artes, Faro de Oriente, Faro Aragón, entre otros. Anímate a llevarlos.

Responsabilidad social y ambiental

Los niños necesitan involucrarse en la concientización y generación de propuestas para la solución de las problemáticas sociales y ambientales de su entorno. Por ello, tiene mucho valor que durante el verano participen en actividades de voluntariado y que realicen acciones en favor de algún sector vulnerable. Por ejemplo, talleres de reciclado que imparten en centros y foros culturales, cuidado del agua y reforestación en reservas naturales, cuidado y adopción de animales en alguno de los albergues de la ciudad, comercio local en comunidades rurales, etcétera.

Un tema en debate

Sin embargo, entendidos en el tema debaten si las vacaciones son para descansar o para estudiar. Mientras que un estudio de la American Educational Research Journal afirma que lo que hacen los niños en el periodo vacacional puede influir en su rendimiento escolar posterior y el incremento de la brecha educativa, el experto en educación Hugo Martínez asegura que “si los aprendizajes son significativos, no se deberían generar pérdidas de estas experiencias”.
Con foco en esto, Colegium creó una campaña que busca brindar consejos a los padres sobre cómo pueden reforzar contenidos, sin obligar a los niños a estudiar e interrumpir su descanso.

22%

de los conocimientos adquiridos durante el curso escolar pueden perder los estudiantes que no participan en actividades enriquecedoras durante el verano.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo