Tres grandes obras de Eva Jiricna

La arquitecta de origen checo, reconocida en todo el mundo tuvo una gran influencia en el desarrollo de la arquitectura y el diseño durante la década de los ochenta.Aquí te presentamos algunas muestras de su trabajo.

Por Publimetro

La arquitecta y diseñadora Eva Jiricna nació el 3 de marzo de1939. Original de la ciudad checa de Zlín y con formación académica en Ingeniería y Arquitectura por la Academia de Artes, Arquitectura y Diseño de Praga, la diseñadora sintió desde muy joven una fuerte atracción por la arquitectura moderna de su país. En especial, por la que se expandió por la República Checa durante los años 30.

Con la Primavera de Praga, en 1968, buscó y encontró refugio en Reino Unido donde desempeñaría dos puestos que harían despegar su carrera, jugando un papel fundamental en la arquitectura londinense de los años ochenta.

Como arquitecta asociada del proyecto náutico Brighton Marina, la diseñadora trabajó por más de 12 años admirando las soluciones simples de diseño que aplicaban los ingenieros del sector en diferentes embarcaciones como yates. Parte del estilo dinámico que caracteriza sus obras, nació de la mano de este trabajo en el que aprendió a fusionar armónicamente el diseño, la arquitectura y la ingeniería.

Asimismo, Eva Jiricna  fue haciéndose un nombre en el mundo del diseño interior con la transformación de edificios antiguos en Londres. Un desafío que le ha dado reconocimiento internacional por sus ingeniosas ideas para aprovechar al máximo los espacios.

Interiorismo Su arquitectura sorprende por lo ingenioso de sus formas. / Cortesía Oficina de Turismo de la República Checa

 

A continuación, te llevamos por tres grandes aportes al paisaje arquitectónico del país:

  1. El Centro de Congresos y la Universidad de Zlín. Su estilo en estado puro

Terminado en 2010, el Centro de Congresos de Zlín fue levantado para acoger diferentes congresos y eventos. El edificio ubicado en el centro de la ciudad es obra del Estudio de Arquitectura AI DESIGN, fundado por Jiricna en 1999. La fachada de acero, el techo en forma de corona, así como la pasarela que conduce al hall de entrada y sus elementos de sombreado son un espectáculo visual muy instagrameable. Por otro lado, la estructura que soporta el tejado representó todo un desafío para su construcción debido a las 90 toneladas de peso y al alargado aspecto del recinto en forma de diatomea. Sobre el vestíbulo del Centro de Congresos, un restaurante acristalado y circular da la bienvenida a los visitantes. Asimismo, el edificio de cinco plantas –dos de ellas subterráneas– es sede de la Orquesta Filarmónica de BohuslavMartinů. Por su parte, en 2015 se encargó a la arquitecta la construcción de la Facultad de Humanidades y Comunicación Multimedia de Zlín. El resultado fue un complejo formado por dos edificios idénticos de seis plantas y unidos por la entrada en la planta baja.

 

  1. 2. Hotel de diseño Josef Praga. La cara más lifestyle de Jiricna.
    Interiorismo Eva Jiricna también es diseñadora de interiores. / Cortesía Oficina de Turismo de la República Checa

En una tranquila calle lateral y a escasos metros del bullicio de la Plaza de la Ciudad Vieja, se encuentra el Hotel Josef. El único hotel en la capital checa miembro del grupo internacional DesignHotels, fue concebido como un lugar para admirar el estilo fuera y dentro. Por una parte, el interior del establecimiento es una explosión de creatividad de Jiřičná. La brillante escalera de caracol en vidrio y acero, la iluminación en todo el establecimiento y la integración de los baños en las habitaciones, lo convierten en uno de sus trabajos más reconocibles. Por otro lado, los grandes ventanales de las suites fueron pensados para apreciar una de las mejores vistas que Praga puede ofrecer. Asimismo, el hotel cuenta con exclusivas Signature Suites by Jiricna para aquellos que quieran vivir una experiencia totalmente hecha a medida por la arquitecta.

  1. 3. El invernadero de naranjos del Castillo de Praga. Un oasis de cristal en la ciudad

Tras un par de décadas sin pisar su propio país, en 1999, Eva Jiricna proyectó este tubo acristalado de casi 100 metros de largo para el Castillo de Praga. Una obra con un gran propósito: dotar al Castillo con un nuevo invernadero especial para cítricos. Con un diseño totalmente contemporáneo en acero inoxidable, la apuesta de la arquitecta destaca sobre el paisaje renacentista que dibuja el Jardín Real. Durante los meses de verano los visitantes pueden entrar a este excepcional edificio –el más moderno del recinto– y admirar varias plantas termófilas.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo