Come con confianza, tu restaurante se preocupa por ti

Los restaurantes han tomado las más estrictas medidas sanitarias para que vuelvas a disfrutar de comer en ellos

Por Ignacio Campos

No hay por qué tener desconfianza, ir a un restaurante es como si comieras en tu casa. Hice la prueba en el Gino’s de Galerías Insurgentes y la verdad es que mantiene un estricto control de seguridad sanitaria en todos sus procesos.

El auto lo dejé en el estacionamiento del centro comercial, pero pude percatarme que el valet parking porta todo su equipo de seguridad personal como lo son los guantes, la careta y el cubrebocas.

Antes de entrar te toman la temperatura, te ponen gel antibacterial en las manos y tienes que pasar por el tapete sanitizante para limpiar muy bien la suela de tus zapatos. Todos los empleados también cuentan con guantes y cubrebocas.

Gino Las mesas son sanitizadas antes de que sean usadas por el comensal. / Ignacio Campos/ Publimetro

Por dentro, la mesa tiene una cinta encima que garantiza que se hizo la sanitización correspondiente una vez que la desocupó el comensal anterior y, me consta que sí se hace, porque en las casi dos horas que estuve me percaté cómo una vez que se desocupó una de ellas enseguida se acercaron dos personas a limpiar y desinfectar. Lo mismo ocurrió con la terminal de pagos con  tarjeta que llevan hasta la mesa y después del cobro te ofrecen gel por el breve intercambio que se tiene.

El menú del lugar es bastante amplio, con diversas opciones para todos los gustos, además de diversas pizzas y pastas, así que de entrada ordené una ensalada de la nonna, la cual se prepara con una mezcla de lechugas, jitomate escalfado, queso de cabra cenizo, nuez caramelizada y vinagreta de la casa. La porción es vasta así que se puede compartir con los acompañantes. Todos los cubiertos utilizados vienen envueltos en una bolsa plástica.

Gino La ensalada de la nonna es una porción de 450 gramos que se puede compartir. / Dreamstime

Como no quería algo tan pesado, de plato principal solicité un atún a la toscana servido con una fina costra de albahaca y perejil, sellado a la plancha y sobre una cama de verduras balsámicas a la miel que estaba simplemente fabuloso, lo cual confirmó que fue una buena decisión disipar mis temores y haber decidido ir a comer después de cuatro meses de respetar la cuarentena.

También es destacable que las mesas conservan la separación de 1.5 metros recomendado por las autoridades para mantener la sana distancia. Los meseros se notan muy capacitado en los protocolos, además que su atención a los comensales denota una amplia experiencia en el servicio, así como amabilidad y conocimiento de la carta.

Ricardo, el gerente del lugar me comenta “Llevamos tres semanas abiertos y esperamos que venga más gente, ahorita más o menos la afluencia es de un 30% si la comparamos con antes de que iniciara la pandemia. Estamos llevando a cabo medidas de higiene muy estrictas, control de personal y con proveedores para cuidar que nadie se vaya a contagiar y garantizar que los clientes se sientan seguros.”

Gino El Atún a la Toscana es un plato exquisito. / Ignacio Campos/ Publimetro

Es comprensible que la gente tenga sus dudas de querer salir, pero después de constatar todas las medidas que se llevan a cabo en Gino´s, las probabilidades de contagio se reducen drásticamente por el extremo cuidado en la aplicación de sus lineamientos sanitarios y porque hay una menor concentración de personas que, por ejemplo, cuando se va al banco o al supermercado, es decir, es un ambiente más controlado, como las medidas que se toman en el propio hogar.

En estos momentos que hay semáforo naranja es momento de retomar las actividades permitidas, como ir a un restaurante para volver a disfrutar de la experiencia que significar comer en un ambiente agradable en el que te consienten y, además, tener la satisfacción de saber que se está contribuyendo al sustento de muchas familias que dependen de tan noble industria.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo