Destacado TV

Paquita la del Barrio, la cantante que combate el machismo desde el escenario

De 71 años, Paquita la del Barrio, nombre artístico de Francisca Viveros Barradas, llegó para quedarse en la escena musical

Por EFE

"¿Me estás oyendo, inútil?". Ese duro reclamo dirigido a los hombres y ya clásico en el imaginario popular mexicano, es creación de la cantante Paquita la del Barrio, una adelantada a su época ya que desde hace cuatro décadas combate el machismo, desde el escenario, con sus canciones.

De 71 años, Paquita la del Barrio, nombre artístico de Francisca Viveros Barradas, llegó para quedarse en la escena musical en la que sus canciones, de corte ranchero y de títulos sugerentes, se han clasificado en el género "duro y contra ellos" por ser dirigidas a los hombres.

Entre las canciones a las que la cantante le ha dado su sello están "Tres veces te engañé", "Rata de dos patas", "Las mujeres mandan", "Viejo raboverde", "Hombres malvados", entre muchas otras.

La más famosa, "Rata de dos patas", se ha convertido prácticamente en un himno contra los hombres con el que Paquita dejó de cantar en los bares de la popular colonia Guerrero y pasó a los grandes escenarios.

En su coro, la canción dice "Rata de dos patas, te estoy hablando a ti, porque un bicho rastrero, aún siendo el más maldito, comparado contigo, se queda muy chiquito" y con esa tonada, y muchas otras, la cantante defiende a las mujeres.

Pero aunque parece que Paquita no quiere a los hombres o que los odia, su resentimiento no viene de ahí sino de un historia de desamor.

Cuando tenía 15 años se casó con un hombre, de 42 años, con quien procreó dos hijos, pero pasado el tiempo se enteró que él la había engañado ya que tenía una familia en otro pueblo.

A pesar de su avatares sentimentales, la cantante recordó, en entrevista  con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora este viernes, su etapa adolescente y como siendo mujer no tuvo impedimento alguno para hacer lo que quisiera, en una época en la que el feminismo en México daba sus primeros pasos.

"Llegué de Veracruz, del municipio Alto Lucero, al entonces Distrito Federal, con mi hermana y entramos a trabajar a un restaurante llamado 'El Tío Plácido' en la avenida Insurgentes y ahí vendía vino y cerveza", rememoró.

Aunque sabía que su trabajo no era bien visto, Paquita requería de una entrada económica para cubrir sus necesidades y desde niña, en su pueblo, no tuvo ningún obstáculo.
"Yo todo lo hacía, montaba a caballo con 8 o 9 años, iba del pueblo a una finca que mi abuelo dejó y nunca tuve esa represión de alguien", expuso.

Por eso asegura que ahora se viven otros tiempos: "Lo más importante es que la mujer estudie, que aprenda y que se quiera ella misma".

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS:

Así se realizó el MTV Unplugged de Café Tacvba

Loading...
Revisa el siguiente artículo