FOTOS: Los cinco apodos más extraños del futbol mexicano

"Chofis", "Churpias" y "Pikolín" son algunos de los sobrenombres que aquí repasamos

Por José Miguel B. Ávila

Los apodos o sobrenombres siempre han estado presentes en el futbol mexicano.

Por ejemplo, cómo no recordar a “Cabinho”, “Zague“, “La Tota” o al “Penta Pichichi“, grandes apodos que aportaron muchos goles y espectáculo al balompié nacional.

Estas estrellas han inspirado a jóvenes jugadores para convertirse en profesionales, pero los apodos son algo que las nuevas generaciones, en su mayoría, no han imitado y prueba de ello es esta lista que preparamos en Publisport.

Aquí te dejamos los cinco apodos más inusuales en la Liga MX:

1. Javier Eduardo “Chofis” López

Jugador de las Chivas, con 21 años de vida, Javier López Ramírez destaca con los rojiblancos por su habilidad con la pelota y su descaro para enfrentar a los rivales, misma capacidad que demostró durante la Jornada 11 del Clausura 2016 ante Monterrey, pues anotó su primer doblete como profesional.

El apodo del originario de Coahuila proviene de su parecido físico con la ex novia de uno de sus compañeros cuando arribó a Chivas, Giovanni Casillas (ahora jugador de Coras Tepic). En el vestidor del “Rebaño” notaron el parecido de Javier con Sofía – nombre de la ex novia de Casillas- y decidieron llamarlo así, “Chofis”.


2. Javier “Chuletita” Orozco

Javier Antonio Orozco Peñuelas nació en Irapuato, hace 28 años, y ha jugado en Cruz Azul y Santos Laguna. En su palmarés destaca el título de Liga del Clausura 2015, obtenido con los Guerreros.

“Chuletita”, el apodo que lo ha caracterizado toda su carrera, es un sobrenombre heredado, ya que a su padre lo llamaban “Chuletas”, a su hermano mayor “Chuleta” y a él le corresponde usar el diminutivo.

3. Raúl “Dedos” López

López Gómez tiene 23 años de edad y está jugando su tercer año como profesional en Chivas, equipo con el que debutó en marzo de 2013.

A Raúl lo caracterizan dos cosas: su buena técnica para impactar el balón de media distancia y su apodo “El Dedos”, mismo que surgió gracias a una confusión.

Con apenas 12 años, Raúl entrenaba con las Chivas y su técnico de aquel entonces, Ramón Baeza, lo confundió con otro elemento al que apodaban “Dedos”, situación que sus compañeros no dejaron pasar y, en plan de mofa, le llamaron así, pero nadie se imaginaba que se trataba de un sobrenombre que llegaría al máximo circuito del futbol mexicano.

4. Jesús “Churpias” Moreno

Jesús Alberto Moreno Salas es uno de los jugadores en el futbol mexicano con el camino más difícil para llegar a Primera División. Cuando era un adolescente, Moreno tuvo que trabajar como albañil para llevar comida a casa, pero el destino lo llevó poco a poco por el mundo del futbol, hasta formar parte de las Águilas del América, su actual club.

El mote de “Churpias”, según cuenta él mismo, se lo puso un tío en alguna de las construcciones en donde laboró, antes de destacar en la tercera y segunda división, el “trampolín” que lo catapultó a los azulcremas.

5. Alejandro “Pikolín” Palacios

El arquero de los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México, convocado en dos ocasiones por Juan Carlos Osorio para defender el marco Tricolor y licenciado en derecho por la propia UNAM, es dueño de uno de los apodos más raros del futbol azteca, “Pikolín”.

El sobrenombre, mismo que comparte con su hermano gemelo Marco Antonio (defensa central sin equipo este semestre), es un apodo que ha acompañado a los hermanos Palacios Redorta desde su infancia, ya que cuando niños jugaron una edición del Torneo de los Barrios con un equipo llamado Pikolín, el nombre de una fábrica de colchones propiedad de un uruguayo, de donde se originó la palabra con la que ahora conocemos al guardameta universitario.

TAMBIÉN PUEDES VER:

VIDEO: Hijo de futbolista español quiere ser como “Chicharito”

Explica Osorio porqué no llamó a Oribe para enfrentar a Canadá

“Ehhh pu…” podría dejar a México fuera de la eliminatoria de Concacaf

Selección de Bélgica suspende entrenamientos ante los atentados


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo