Nuria Diosdado; Nado sincronizado en la élite mundial

La sirena jalisciense afirma que está muy orgullosa de generar respeto para México a nivel internacional en esta disciplina en la que están construyendo un gran futuro.

Por Pablo Vázquez Rivera
En los que serán sus segundos Juegos Olímpicos, Nuria Diosdado junto a Karem Achach espera disfrutar la justa veraniega y darle a México un resultado histórico que permita el desarrollo de su deporte, en el que la lucha va más allá de los puntos en sus rutinas, y que desafía a las grandes potencias mundiales y ciertas tradiciones que marginan a las competidoras latinas.
Ya con el boleto a Río de Janeiro y en plena preparación, ¿cómo te sientes?
 
-Muy contenta, muy feliz en los que serán mis segundos Juegos Olímpicos con una mentalidad ganadora, que los vivo muy distinto, ya fuera de los nervios de la primera vez y con la meta fija de llegar a la final olímpica. 
 
¿Qué tanto ha cambiado Nuria Diosdado desde que comenzó en el CODE Jalisco, en el paso por Londres 2012 y ahora ya con esta realidad de vivir una segunda experiencia en Olímpicos?
 
-He crecido mucho tanto como persona como atleta, me siento mucho más comprometida con lo que estoy haciendo, tomo con mucha responsabilidad mi deporte, el saber que muchas niñas me siguen, que siguen el nado sincronizado. Saber que mucha gente por nosotras (Karem Achach) y yo, conoce este deporte, que tienen mucha ilusión de hacerlo, es algo que yo tomo con mucho respeto. Con esas ganas de salir adelante y respaldar ese apoyo.

¿Cómo te visualizas en estos Juegos Olímpicos?
 
-Haciendo historia para el nado sincronizado en México; volviendo a una final olímpica, disfrutándolo mucho, hace cuatro años que tuve la oportunidad creo que no lo disfruté como quise y ahora quiero hacerlo de esa manera.
 
A partir de sus resultados en Europa, el oro en Francia y el bronce en Japón, ¿las expectativas incrementan para ustedes en la Olimpiada? 
 
-Claro, todo va subiendo, creo que de cuatro años para acá se debe mostrar ese cambio tan radical. Fui 17 en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, quiero que sea un avance enorme, no un lugar 15, ni 14, sino que seamos el puesto 10 ahí metidas, pegándole a los países que antes no nos volteaban a ver y ahora se preguntan qué hace México. Eso quiero que tengan miedo de las mexicanas. Hace cuatro años no imponíamos respeto ante nadie y ha sido gracias al trabajo que hemos hecho, quiero que nos vean y que sepan que somos competitivas.
 
Nuria, ¿qué significa para ti ser una atleta que está sentando un precedente en el deporte para este país, porque además de ir por tus segundos Juegos y estás construyendo un legado importante?
 
-Es una responsabilidad  muy grande y la tomo con mucho gusto, estamos creciendo y rompiendo muchos paradigmas. Nos sigue pasando por nuestra raza, el hecho de que no seas 100% europea, que no tengas la tez blanca eso llega a afectar, porque ni tenemos las piernas ni el color de una rusa por lo que tenemos que hacer una ejecución casi perfecta. Eso sucede al menos con uno de los 10 jueces, pero no es solamente el color de piel y eso llegar a afectar, estamos creciendo y ya nuestro nombre pesa.
 
¿Podrías describirnos lo que significó, que se les tomara a Karem y a ti el ser fotografiadas debajo de la torre Eiffel, después de ganar un oro en Francia y de lo que fue su tercer lugar en Japón?
 
-Es recordar un momento muy especial en mi carrera, ganarle a las francesas en su casa, ahora sí que el parteaguas del nado sincronizado en México; el saber que podemos ir a competir a Europa y otras naciones, que ya México va al Viejo Continente a ganarles es muy importante. Ir con la medalla a ese lugar tan especial y que la gente nos preguntara quienes somos y qué habíamos hecho, incluso encontrar algunos mexicanos que nos felicitaran, algo muy bonito que vivimos, festejamos y que quisiéramos emular en los Juegos Olímpicos

¿Qué hay tan especial en la relación que tienes con Karem y el buen dueto que han logrado?
 
-No sólo somos Karem y yo, son las caras que se ven, detrás hay un gran equipo de atletas que si bien no van a ir a Juegos Olímpicos han trabajado muy fuerte para que mejoremos. El hecho de que ya se escuche hablar de nado sincronizado en México, la mentalidad del deportista en este caso la mía cambia, me siento satisfecha de lo que hemos logrado y aunque no pelearemos por una medalla , estamos construyendo el camino. Desde hace dos tres años que el nado sincronizado esté en finales y se ubique en los primeros ocho del mundo. En este dueto hay mucha fuerza, la energía que se ve un dueto unido, que a la hora de nadar se vea un dueto como una sola.
 
El dueto de la jalisciense Nuria Diosdado y la yucateca Karem Achach buscarán la final en Río 2016, para finalizar en el octavo o noveno sitio como una meta bastante real de lo que vienen manifestando.
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo