Polémica en Brasil por dudosos cobros arbitrales

Por:

var VideoTV=”ybxehhP6dAI/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/deportes/device/Desktop/type/embed/true/false/volume/0″;

En el Brasileirao están acusando a los árbitros de utilizar las repeticiones en video para revertir difíciles decisiones.

El arbitraje en el fútbol brasileño está en el centro de la polémica. Es que los errores arbitrales han abundado en las últimas fechas del Brasileirao y principalmente por una razón: la reversión de cobros.

El primer problema se vivió en el partido entre Flamengo y Fluminense, disputado el pasado 13 de octubre de 2017. Cuando el Fla vencía por 2 a 1, el Flu consiguió la celebrada igualdad a último minuto. Sin embargo, el juez de línea tenía levantada la bandera y todo hacía pensar que el tanto sería anulado.

Los jugadores de Fluminense se fueron contra el asistente, pero el árbitro cobró el gol y era el empate a dos tantos. Pero ahí vino la polémica. El juez Sandro Meira Ricci terminó anulando el tanto y el juego se demoró diez minutos en ser reanudado.

Los Guerreiros no quedaron nada contentos y acusaron Meira Ricci de tomar su decisión en base a la repetición de la televisión y el aviso que le dieron por el intercomunicador, tecnología que aún no está aprobada por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

“Después de analizar los videos, las noticias y las evidencias en la jugada del gol anulado del defensor Henrique, en el Fla-Flu, jugado el pasado día 13 en Volta Redonda, comprobamos la interferencia externa. Con esto, tomaremos las medidas necesarias para que el caso sea analizado, escribieron en un comunicado de prensa.

La otra polémica por fallos arbitrales

Luego de toda la polémica generada por este cobro en el Flamengo-Fluminense, ahora hay otra jugada y cobro arbitral que está en el ojo del huracán.

Esta vez fue en el partido entre el local Sport Recife y Vitoria.  Cuando el encuentro iba igualado a cero, el visitante tuvo la oportunidad de convertir el primer tanto. Tras un rebote generado por el arquero local, Cardenas tomó el balón y fue bloqueado por Matheus Ferraz.

Aunque muchos pidieron penal, el árbitro señaló tiro de esquina. Sin embargo, pasó el tiempo y el juez se retractó de su decisión y cobró la pena máxima. Mientras los jugadores de Vitoria celebraban, los de Sport le reclamaron el haber cambiado su determinación.

El arquero taparía el penal y la situación no pasaría a mayores, ya que los locales vencieron por 1 a 0.

El árbitro asegura no haber recibido externa por el intercomunicador. Pero la situación da para pensar y sospechar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo