Las 10 cosas que no sabes de Tom Brady

A un lado quedan las estadísticas y te presentamos aspectos más personales del mariscal de campo

Por Publisport
Getty Images
Las 10 cosas que no sabes de Tom Brady

Por Jemima Sebastián

Tom Brady ya es uno de los mejores mariscales de campo en la historia de la NFL. El próximo 5 de febrero disputará el séptimo Super Bowl de su carrera con los Patriotas de Nueva Inglaterra ante los Halcones de Atlanta, en busca de su quinto campeonato. Sus títulos y récords son conocidos por la mayoría de los aficionados, por ello, en esta ocasión les presentamos las diez cosas que -quizá- no saben sobre él.

Rodeado de mujeres

Tom Brady nació el 3 de agosto de 1977 en San Mateo California. Su padre, Tom y su madre Galynn, eran una pareja católica irlandesa asentada en el noroeste de California. Antes de que naciera Tom, los Brady habrían traído al mundo a tres niñas: Julien, Maureen y Nancy.

Joe Montana, su gran ídolo

Las cercanías con San Francisco hicieron que Tom Brady se volviera fanático de los 49ers. Su padre lo llevaba desde muy pequeño al estadio y cuando tenía cuatro años, pudo presenciar en vivo el famoso pase de Joe Montana a Dwight Clark conocido como “The Catch” en la final de conferencia de la NFC en 1981. Por esto, su sueño de toda la vida fue vestir el uniforme de los “Niners” y emular a su ídolo, Montana.

Estuvo a un paso de ser beisbolista profesional

“Tommy”, como lo llamaban sus familiares, se matriculó en la prepatatoria Junipero Serra High School de su ciudad natal. La gente que convivió con el futbolista en esa época lo recuerda más por el beisbol, donde jugaba la posición de catcher. En junio de 1995, Brady, graduado de la preparatoria, y listo para entrar a la Universidad de Michigan a jugar futbol, fue seleccionado por los Montreal Expos (hoy Washington Nationals) en la ronda 18 del draft de la MLB, una ronda por delante de receptores como David Ross (actualmente retirado). Los Expos invitaron a Brady a una práctica de bateo en Candlestick Park y hasta lo uniformaron, pero al término de esto intercambiaron teléfonos y nunca más volvieron a reencontrarse, pues Brady no disimuló su interés de ir a la Universidad y dedicarse al futbol americano.

“El mejor QB que Michigan ha tenido”

En la Universidad de Michigan, Brady vivió momentos difíciles: era la séptima opción de mariscal de campo para el equipo y tuvo que luchar arduamente para obtener minutos de juego. Incluso, llegó a contratar a un psicólogo para que le ayudara a superar la decepción que vivía. Desesperado, Brady visitó a Lloyd Carr, entrenador en jefe de la Universidad de Michigan. Sin pedirle permiso, entró a su oficina y le gritó: “Coach, me voy de esta escuela y sólo lo hago para demostrarle que soy el mejor QB que esta universidad ha tenido”.

De la banca a la gloria

Su principal rival en la Universidad de Michigan fue Drew Henson, el quarterback sensación del momento. Además, Henson entrenaba con la sucursal de Tampa de los Yankees de Nueva York, quienes lo persuadían a unirse al equipo y ser pareja de un novato Derek Jeter. En el último año de estudios, Henson finalmente se marchó al Bronx y ahí terminó su carrera deportiva. Brady, en cambio, se convirtió en el QB titular y los llevó a convertirse campeones del Orange Bowl en el año 2000.

Su gran “amor” no lo tomó en cuenta

Las malas calificaciones que los scouts le otorgaron a Brady de cara al draft de la NFL del año 2000 hicieron que el equipo de sus sueños, los 49ers no se fijaran en él, pues consideraban que “no tenía madera para la NFL”. Finalmente, los “Niners” seleccionaron como quarterback a Giovanni Carmazzi de la Universidad de Hofstra, quien nunca llegó a tener un juego como titular. Después de ver que las selecciones pasaban y nadie lo llamaba, Brady salió a dar una vuelta y con lágrimas en los ojos pensó que quizá, la NFL no era para él. Sin embargo, en la selección 199, los Patriotas de Nueva Inglaterra confiaron en él.

Con el puesto de quarterback seguro con su titular Drew Bledsoe,  los “Pats” pensaban seleccionar a Tim Rattay, un prospecto de la Universidad Tecnológica de Louisiana. Sin embargo, cinco minutos antes de la selección, el entrenador de  quarterbacks de los Patriotas, Dick Rehbein, le dijo al coach principal que Brady era mejor opción. Entre dudas y desconfianza por los números, finalmente, Brady fue escogido por los de Foxborough.

Las apariencias engañan

Aunque dentro de la cancha proyecta una imagen ruda e imponente, dentro del vestidor Brady es amigable y cariñoso con sus amigos y compañeros. Su ex compañero Dan Connolly relata que en el vestidor saludaba a todos con un “¿Qué tal, nene?”. Además, en cierta ocasión, Brady le regaló un par de pantuflas Ugg a todo el equipo, titulares y suplentes. En una Navidad, obsequió relojes a toda la línea ofensiva de los Pats.

Humilde con sus amigos

Su amigo de la juventud,  Aaron Shea, quien jugó con él en Michigan, aún conserva la amistad con Brady a pesar de que él es ya una súper estrella. Shea, quien fue director de desarrollo de jugadores para los Cleveland Browns y ahora es agente de seguros, tuvo un hijo varón, a quien llamó Kinzy, y de quien quiso, Brady fuera el padrino. A Shea no le gustaba molestar a su amigo, pues sabía que muchas personas le pedían demasiadas cosas, por ello, a través de un mensaje de texto, le pidió al jugador de los Pats que fuera el padrino de su hijo, pero que entendería si estaba ocupado y no podía hacerlo. Brady respondió: “¿Estás bromeando? Sería un honor”.

Su musa brasileña

En 2006, Tom Brady conoció a la supermodelo brasileña Gisele Bündchen en una fiesta privada en Nueva York. Poco tiempo después comenzaron a salir y en la Navidad de 2008, Brady le propuso matrimonio a Bundchen en un viaje en jet privado. Fue en febrero de 2009 que el quarterback y la modelo se casaron en una ceremonia privada en Santa Mónica, California. En diciembre de ese año nació el primer hijo de la pareja, Benjamin Rein Brady y en 2012 llegó al mundo la niña Vivian Lake Brady. Antes, Brady había procreado un hijo con la actriz Bridget Moynahan, quien nació en agosto de 2007, cuando sus padres ya habían terminado su relación. El jugador de los Pats estuvo presente en el hospital cuando John Edward Thomas Moynahan nació.

Ten cuidado con quien te juntas

Tom es amigo personal del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, al que le habló para felicitarlo por su nuevo puesto. En alguna ocasión posó con un gorra en la que aparecía la frase ‘Make America Great Again’, slogan que usó durante su campaña el ahora “hombre más poderoso del mundo”. Pese a mantener una relación de amistad con Trump, Brady parece que no comparte todas las políticas del presidente ya que el pasado 5 de febrero publicó en redes sociales una imagen en la que aparece con la playera de la Selección mexicana.  “Si conoces a alguien no significa que estás de acuerdo con todo lo que dicen o lo hacen”, declaró el mariscal de campo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo