“No me hago menso en los entrenamientos”: Miguel Ponce

El futbolista cuenta no juega en la Liga MX y la Copa MX es su única esperanza

Por Publisport
Mexsport
“No me hago menso en los entrenamientos”: Miguel Ponce

Es como ir del paraíso al infierno, de la gloria a la desgracia. Hace unos años, Miguel Ponce miraba, orgulloso, la medalla de oro que colgaba de su cuello. Había hecho historia con la Selección mexicana en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. El futuro era prometedor, pero hoy es suplente en el Guadalajara; ha perdido el puesto que tenía.

Ahora ve desde la banca el desempeño de Edwin Hernández, dueño de la lateral izquierda. Su única esperanza de actividad es la Copa MX. El “Pocho” vive un momento complicado con Chivas en lo deportivo. En lo económico, sin embargo, podría sentirse cómodo de cobrar su contrato puntualmente cada quincena. Pero asegura que no cae en esa zona de confort. no deja de esforzarse, no se hace “menso”.

“No, la verdad no, porque todos los días trabajo muy fuerte y el cuerpo técnico lo nota. Por eso mismo no me han dejado salir, llevan aquí un año y aquí me quieren tener, yo aquí quiero seguir porque saben que trabajo fuerte, que no me hago menso en los entrenamientos. Además, soy una persona que hace grupo, que apoya a los compañeros y nunca echo mala vibra. Eso también cuenta mucho”, explicó.

Cuando tienes una carrera que te respalda y sabes que en otro equipo tendrías mayores oportunidades, ¿qué te mantiene aquí, por qué seguir en Chivas?

– Porque yo aquí quiero triunfar, quiero quedar campeón con este equipo. Aquí nací, me encanta la ciudad, el equipo, aquí quiero jugar, quiero seguir trabajando y quiero ayudando a mis compañeros. Por eso sigo aquí. Además de que el cuerpo técnico me quiere tener aquí. Entonces, estoy contento porque siento ese respaldo también de parte de ellos.

Durante el pasado mercado, ¿alguna de las ofertas que tuviste te hizo pensar en salir del Guadalajara?

– No lo vi de esa manera, porque yo ya sabía que no había posibilidades de salir. Ante eso, ya para qué me pongo a escuchar ofertas, si sabía que aún me querían aquí. Estoy contento, estoy bien, no bajo los brazos, sigo luchando. Sé que cuando yo estoy bien, mi compañero también lo va estar. Entonces, hay que ayudar al equipo ahora que nos toca desde afuera.

No sólo en el futbol sino en la vida misma es frustrante el esfuerzo continuo que no encuentra recompensa. ¿Has llegado a sentirte así?

– Pues Llega un momento en el que sí empiezas a desanimarte pero a final de cuentas tienes que trabajar por ti, no puedes caerte por nada. Tienes que estar preparado para cuando sea porque si no, de todas maneras en cualquier otro equipo si sigues cabizbajo, no va a resultar. Hay que trabajar para estar bien y ayudar a los compañeros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo