Las 3 claves de Almeyda para poner a Chivas en la cima

El técnico destaca la predisposición al trabajo, el gusto por el juego y la unión surgida a partir de entregarle el vestidor a los futbolistas

Por Cesar Huerta

Chivas vivió un cambio radical. De ser un equipo que luchaba por evitar el descenso, se transformó en un protagonista. Hoy, es líder del Torneo Clausura 2017. ¿Cómo logró dicha metamorfosis? El propio técnico, Matías Almeyda, explica las tres claves que han llevado al plantel a ese puesto: predisposición al trabajo, gusto por el juego y unión surgida a partir de entregarle el vestidor a los jugadores.

La primera de sus claves se refiere estrictamente a la cancha. “Ante todo, tengo un grupo de jugadores que están predispuestos al trabajo. Nunca dicen que no. Nunca ponen mala cara cuando entrenamos fuerte o cuando hay viajes”, detalló Matías Almeyda al ser cuestionado por Publimetro.

Enseguida, enumeró algo que ha trabajado desde su llegada. “Están disfrutando lo que hacen. Ese es uno de los objetivos máximos que tengo yo como entrenador: que el jugador de futbol disfrute de jugar a la pelota”, relató el director técnico del Rebaño Sagrado.

En tercer lugar, reveló parte de la intimidad del equipo. La tercera clave para tener a Chivas en lo más alto del Clausura 2017. “Después, tienen una unión bastante particular, se llevan muy bien. El vestidor es de ellos. Eso es fundamental. Yo no entro al vestidor de los jugadores. Es de ellos y entonces son libres”, aseveró.

Y abundó en el tema. “Desde ese lugar, como jugador se disfruta. No te estás privando que entre tu entrenador a ver qué mira o qué dice. No, no. Es su lugar. El día que yo fui jugador, no me gustaba que ingresaran. Los días de partido tengo que entrar obligatoriamente, pero siento que disfrutan mucho de estar en convivencia permanente entre ellos. Y esa armonía se transmite dentro de la cancha”, sentenció el “Pelado”.

 

Desestima la “maldición del líder”

La Liguilla es un torneo aparte. Sabido es. Existe en México la llamada “maldición del líder”. Y es que en la mayoría de los casos, quien termina en la cima no resulta campeón. Pero el técnico de Chivas, Matías Almeyda, desestima esa creencia tan arraigada en el balompié nacional. No le “asusta” estar en primer lugar.

“No, qué sé yo. Lo respeto, pero yo creo en Dios. No puedo creer en supersticiones, después cada uno decide cómo vivir y qué desea. Yo no creo en eso. Ojalá hubiera sido líder desde que llegué a México… me hubieran ‘puteado’ muchísimo menos. Sabemos que son dos campeonatos. Por eso es medio ridículo hablar de campeonatos ahora, porque primero es calificar y después es otro torneo. Todos lo saben”, explicó el “Pelado”.

“Se disfruta de poder ser líder, pero también con los pies sobre la tierra. Por más que seas líder, nadie garantiza nada. Sí es un empujón anímico para crecer y defender ese liderato que tenemos, en un torneo muy competitivo. Nos da ese beneficio y el compromiso de querer ser líder. Ese papel lo asumimos. Siempre dije que quería un equipo protagonista y Chivas lo está siendo. Va bien. Me causa felicidad, pero me interesa una foto que sea eterna”, añadió.

 

Asegura que ya aprendió

En su primer torneo no calificó. En los dos siguientes, se quedó en Cuartos de Final, eliminado por el América. Ahora, Matías Almeyda asegura haber aprendido la lección. Ya sabe de qué se tratan las Liguillas.

“Está la posibilidad que brinda este tipo de torneo, abierto para cualquiera. Por una parte está bueno, porque si entras en los últimos puestos puedes ser campeón. Los ocho tienen las mismas posibilidades, pero para eso hay que entrar. Todavía queda un largo camino. Después, considero que el torneo es demasiado competitivo y no hay equipo que saque grandes diferencias”, señaló.

“Yo ya no juego y dirigir una Liguilla… bueno, el futbol ya está inventado hace 200 años. No voy a descubrir nada nuevo, pero sí tomaría otro tipo de recaudos”, continuó, para enseguida bromear: “Por ahí el primer partido lo haría totalmente defensivo y el segundo totalmente ofensivo. Esta vez sí lo voy hacer”.

Aclaró entonces que su filosofía de juego no cambiará de forma importante, aunque tampoco descartó algunos ajustes. “Respeto todas las formas que hay para jugar. El futbol está inventado. Todo lo que hacemos, ya se hizo. Después, es cuestión de tacto y diálogo, que es donde varía. Los protagonistas son los jugadores. Pero si entreno toda la temporada de una manera, no puede ser muy diferente la Liguilla. Puede variar algo, pero no un cambio radical. Hoy por hoy creo que no, pero veré”, concluyó Matías Almeyda.

 

Contenido relacionado:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo